EN DIRECTO
Sigue la última hora en Cataluña  | El Supremo ratifica que el ERE de #RTVV fue ajustado a derecho

Humor gráfico

Emili Piera

28.09.2013 | 05:30

Antes, los chistes y las historietas de los periódicos eran eso que llamábamos «una nota de humor». Luego, se extendió el hábito de considerarlos editorialistas, nada menos, una operación peligrosa: se descarga de su responsabilidad a quien tiene la obligación de ver, discriminar, juzgar y proponer: por lo visto, nos parecía tan pesada la tarea que la dejamos en manos de quienes no estábamos, bajo ningún concepto, dispuestos a leer. Ahora, los humoristas gráficos se han convertido en una especie de parque o zona verde, un lugar donde aún es posible mirar y entender sin furia, ruido e impunidad, un lugar inteligible en el manicomio.
Por eso mucha gente empieza el periódico por El Roto o Forges. O por mi colega el genial Ortifus, de quien era vecino antes de que me trasladaran al bosque de columnas. Son mi gente, con quienes he perpetrado algunas docenas de papeles volanderos que iban del humor inmaterial y alado al mordisco caníbal, a fin de cuentas y aunque leído y viajado, sigo siendo el gato callejero que roba una morcilla y sale corriendo. Humoristas gráficos como Harca, mi amigo Juli Sanchis, que acaba de ganar un premio en el Salón Mercosur de Humor Internacional con una viñeta sobre el papa austral, Francisco: El tango de los pobres, se titula. Bueno, este papa es un gran retórico, es argentino, como la sátira de Mongolia, pero también Obama hacía unos discursos que deben de provocar el morado apopléjico de envidia en María Dolores de Cospedal, tan balbuciente. Con los discursos nos hemos quedado.
Harca pertenece a la casta, ibérica como ninguna, de los empeñosos, de los mejor dotados para la espeleología que para el alpinismo. El castellonero Xipell, otro gráfico, también va bien pertrechado de empeños: por el sistema de postulación (en el que he participado) acaba de alumbrar El último mono en Onada Edicions, una editorial respetable. Buen título: el último (mono) se lo dedicaría yo, si supiera dibujar, al rey, por ejemplo, que aparece en un chiste de El Jueves diciendo: «Soy el perfecto rey de este país: España y yo estamos igual de hechos polvo».

Enlaces recomendados: Premios Cine