10 de febrero de 2016
10.02.2016

La identidad como obsesión de gobierno

11.02.2016 | 04:15

La grotesca detención de los miembros de la compañía Títeres desde Abajo puede abrir paso a una reflexión sobre la batalla cultural que la llamada nueva izquierda – ligada a Podemos y a diversos partidos nacionalistas, pero también a los procesos de mareas y protestas ciudadanas de la última década – parece empecinada en desarrollar en cuanto llega al poder. Ignoro si el espectáculo ofrecido por los titiriteros disparatadamente detenidos e incluido en la programación del ayuntamiento de Madrid forma parte de este combate, aunque cabe imaginar su calidad de colaborador necesario. Sí, ciertamente. Títeres desde Abajo había sido contratado por el ayuntamiento capitalino durante el gobierno de Ana Botella, pero se me antoja harto dudoso que ofreciera las mismas obras. Espero que no se me entienda demasiado mal: la detención incondicional de los titiriteros es un abuso escandaloso y deben ser puestos en libertad cuanto antes. Pero creo que no resulta superfluo meditar sobre la obsesión identitaria de la izquierda en el poder municipal y autonómico, sobre todo, cuando podemos estar en vísperas de su llegada al corazón del poder ejecutivo del Estado.

Algunas de estas obsesiones -- en su origen, al menos en parte, muy justificadas y justificables – han cosechado un ridículo espantoso, como el programa de eliminar calles y placas supuestamente ultraderechistas o franquistas del mapa de Madrid. Las prisas sectarias, una engolada y pavorosa ignorancia y una parcialidad insufrible han terminado con un nuevo escándalo en el equipo de Manuela Carmena (memorable la intervención del concejal del PP Pedro Corral detallando los olvidos, burradas y dislates de la comisión encargada del cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica). Son pasmosas igualmente las fieras acometidas contra la tauromaquia, las mendacidades proferidas por este o aquel obispo, las corbatas y los trajes en las Cortes o las procesiones y festividades religiosas. Los representantes de las nuevas izquierdas dedican horas de declaraciones y tertulias sobre tales asuntos, que en su agenda pública reciben mucho más tiempo y atención que el desempleo, los problemas de la vivienda, la criminalidad o la situación de ancianos y dependientes. No se ofrece tanto el cumplimiento de un programa político – con sus prioridades, acciones y argumentos -- como la salud adolescente de una identidad ideológica que se presenta como irreductible frente a otras. Y por supuesto, a la hora de ofrecer productos culturales, pues se ofrecen de izquierda de la buena. Lo malo es que entre la producción cultural de izquierdas está Bertold Brecht, pero también Facu Díaz: la diferencia entre un genio progresista pero complejo y un chistoso sin gracia pero con donuts a su alcance.

En último término es una deslealtad hacia el elector privilegiar tu identidad ideológica sobre tu programa de gobierno. Lo que estás intentando –aparte de darte gustito – es incendiar a tus devotos y al mismo tiempo opacar los incumplimientos, tardanzas y torpezas en superar todos los problemas y conflictos que prometiste solucionar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine