26 de noviembre de 2016
26.11.2016

Algemesí recoge cien toneladas de residuos junto a la desembocadura del Magro

El consistorio retira desechos como material de obra, muebles, colchones e inodoros La limpieza se realizó ante la pasividad de Medio Ambiente y CHJ

26.11.2016 | 00:18
Algemesí recoge cien toneladas de residuos junto a la desembocadura del Magro

El Ayuntamiento de Algemesí ha retirado 100.000 kilos de residuos sólidos urbanos y desechos de la desembocadura del río Magro. El tramo en el que se ha actuado es el conocido como Molí Nou y la intervención se ha realizado con la intención de poner en valor el Magro ante la pasividad de la Conselleria de Medio Ambiente y la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), las dos instituciones que tienen competencia sobre el río.

Entre los desechos que se han rescatado del cauce destacan restos de material de obra, muebles, colchones e inodoros, entre otros. De la limpieza del río debería de encargarse la conselleria y la CHJ, quienes han llevado a cabo pocas acciones en este sentido pese a ser conocedoras del estado del río, motivo por el cual la corporación se ha movilizado y ha actuado en el lugar. «Tenemos un río que ahora mismo trae de todo menos agua. Vivimos de espaldas a un río que hay que revitalizar, mejorar y poner en valor. El primer paso tiene que ser limpiarlo», explica el edil de Medio Ambiente en Algemesí, Pau Montalvà. El propio concejal afirma que «ya nos hemos cansado de esperar que cada cual haga su trabajo y, como suele pasar, tenemos que echar mano de recursos propios». Además de limpiar el río, Montalvà también ha adelantado que «se van a realizar unas jornadas de sensibilización ambiental para limpiar parte del cauce junto a los escolapios, dentro de un proyecto Erasmus+».

La apuesta para mejorar el aspecto visual y ambiental del río Magro y su confluencia en el Xúquer es clara: el área recreativa La Xopera ha sido mejorada y se han celebrado varias actividades para que los vecinos y vecinas de Algemesí y la comarca la puedan conocer. El Bosque de Ribera que hay enfrente está en trámites de ser declarado Paraje Natural Municipal, y se han replantado especies autóctonas. Además, la idea del paseo fluvial, que todos los partidos políticos quieren llevar adelante, ha sido repensada y se han iniciado gestiones para intentar adecuarlo dentro de mismo del río Magro, con una actuación totalmente integrada en el medio.

Otra de las reivindicaciones que también se llevan adelante por parte del ayuntamiento es la eliminación de especies exóticas como las tortugas tropicales o las plantas invasoras como la caña y la ludvigia glandiflora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine