16 de agosto de 2015
16.08.2015
Polémica

Cañizares critica las decisiones contra las fiestas y símbolos religiosos el día de la Asunción

El cardenal alerta de que «movimientos ideológicos emergentes», que «huelen a rancio», tratan de «eliminar a la Iglesia»

16.08.2015 | 04:15
Integrantes del Grup de Metxa portan la imagen de la Virgen en la procesión.

Aunque fue imposible que sonaran las once campanas del Micalet y no hubo representación de las autoridades municipales de la ciudad, la Catedral de Valencia celebró ayer el día de la Asunción „cuya advocación está dedicada la Seo„ con una misa y la procesión más antigua de la ciudad, que data de 1352. Era el día grande de la Seo ya que está dedicada a Santa María, pero con el título de la Asunción de la Virgen al cielo.

Centenares de fieles acudieron a la cita y participaron en todos y cada uno de los actos, incluida la procesión, que dejó con la boca abierta a más de un turista sorprendido por la devoción y por los cantos y danzas populares al son del «tabal» y la «dolçaina».
Ahora bien, el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, lanzó un claro mensaje respecto a los cambios que ha protagonizado el gobierno municipal de Joan Ribó que quiso evidenciar desde el primer día un antes y un después en las relaciones entre la Iglesia y el ayuntamiento que preside. Así Ribó anunció que el ayuntamiento no presidiría las fiestas religiosas y que la Senyera tampoco entrará el 9 d´Octubre en la Catedral.

La respuesta de Cañizares llegó el día de la Asunción, durante la homilía. «A la Iglesia se la querría callada en todo, muda para que no inquietase a los poderes que han recibido una legitimidad de apoyos más o menos mayoritarios», afirmó el arzobispo, y preguntó: « ¿Qué si no indican algunas decisiones asumidas frente a fiestas o símbolos religiosos?». El cardenal aseguró que además de la «eliminación física» de la Iglesai está «el ataque moral» porque «lo que se intenta es que la Iglesia desaparezca y no cuente». A este respecto, alertó de los «movimientos ideológicos emergentes que, aunque huelen a rancio, en el fondo tratan de eliminar a la Iglesia» y precisó que el «laicismo reinante, la secularización generalizada, la apostasía silenciosa, las deserciones de tantos cristianos y la quiebra moral de los tiempos actuales están siendo una prueba muy severa».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas