06 de septiembre de 2015
06.09.2015
Soledad

Más de 41.000 ancianos pasan el verano solos

Amics de la Gent Major visita a mayores de 65 años que no comparten hogar y organiza actividades para hacerles compañía

07.09.2015 | 12:51
Voluntarias y las mujeres a las que acompañaron antes de pasar unos días en Cataluña, en agosto.

­En casa, con la jubilación, sin obligaciones, sin compañía y sin visitas. En esta situación viven en Valencia 41.285 personas mayores de 65 años que no comparten su hogar con nadie, de un total de los 156.835 jubilados que viven en la capital del Turia. Según los datos del padrón municipal del ayuntamiento, de estas más de 41.000 personas mayores, un 78 % son mujeres. Además, un tercio de los mayores de 75 años vive solo.

Estas cifras son superiores a las de años anteriores: en 2014 40.757 personas de más de 65 años vivían solas (un 1,9 % menos que ahora), y en 2005, 33.077. Una tendencia demográfica que continuará en los siguientes años, y que hace que en algunos barrios de Valencia la población mayor ya supere el 22 %.

La soledad se ha demostrado muy perjudicial para la salud de las personas ancianas, tanto desde un punto de vista sentimental o afectivo, hasta físicamente, por el riesgo de caídas o problemas de movilidad. Durante el verano, los familiares, vecinos, comerciantes, o personas cercanas con las que los ancianos tienen contacto de vez en cuando, se van de vacaciones, lo que agudiza aún más la situación de soledad y el abandono en una época especialmente peligrosa por las altas temperaturas. Para revertir esta situación existen organizaciones, como por ejemplo Amics de la Gent Major (AGM), de Valencia.

Entre las actividades habituales de AGM, están los encuentros y salidas que se realizan en fechas señaladas; tareas de sensibilización; y las visitas semanales a las personas mayores en sus domicilios, hospitales o residencias. En estas, los voluntarios ofrecen su compañía y su amistad durante unas dos horas.

Y es que, cuando charlan con las personas mayores, ellas les confiesan que a veces se pasan semanas sin hablar con nadie, llegando incluso a ir a lugares públicos con la esperanza de poder entablar conversación con quien sea. Es por ello por lo que estas actividades de «bienestar afectivo», como las denominan desde la asociación, son tan importantes.

Entre los actos que se realizan en fechas señaladas hay varios que han tenido lugar este verano. Del 28 de julio al 2 de agosto, se realizaron las «Vacaciones amigas», y por ello cuatro mayores, y tres voluntarios viajaron hasta Vic para pasar unos días junto a la gente de Amics de la Gent Gran, asociación hermana en Cataluña, en lo que fue una oportunidad para que mayores y voluntarios establecieran vínculos de amistad. Mediante talleres, manualidades y fiestas, los mayores se entretuvieron durante unos días, por ejemplo, recordando las canciones que han marcado sus vidas.

Pero la asociación también participa en actividades más multitudinarias. Antes, el 4 de junio, tuvo lugar un encuentro en Alboraia, en el que participaron 182 personas, 101 de las cuales eran mayores, para lo que se organizaron coches particulares, taxis y microbuses. La merienda en una horchatería contó con la participación del Ayuntamiento de Valencia, residencias y entidades bancarias.

Ahora, la entidad se prepara para el 1 de octubre, el Día Internacional de las Personas Mayores, una campaña que llevan a cabo todos los años, en coordinación con las organizaciones de Cataluña y Madrid, que juntos constituyen la Federación Española Amigos de los Mayores; y también a nivel internacional con los ocho países miembros de la Federación Internacional de Les Petits Frères des Pauvres.

En 2014, Amics de la Gent Major atendió a 349 personas con 263 voluntarios. Desde la asociación califican la experiencia como «única, increíble e inolvidable», y añaden que «convivir con las personas mayores enseña lo mucho que tienes en común». Además, también destacan que pese a que no les conocen, los ancianos les cuentan de todo: cómo conocieron al amor de su vida, multitud de recuerdos de su infancia, anécdotas graciosas? Por su parte, los mayores afirman sentirse «muy bien», muy queridos y bien tratados, por lo que desean repetir, y recomiendan la experiencia a todo el mundo. Juntos, en las actividades en las que se reúnen, voluntarios y personas mayores consiguen reirse, emocionarse y divertirse.

Actualmente, la asociación busca voluntarios dispuestos a dedicar un poco de su tiempo a hacer compañía. El teléfono de contacto es el 963841851, y también tienen presencia en las redes sociales. De esta manera pretenden combatir, durante unas horas por semana, la soledad no deseada a la que muchos mayores se han visto abocados por factores vitales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook