Entrevista

El Brujo: ´El teatro no tiene que identificarse con ideologías´

Presenta 'El Evangelio de San Juan', una obra polémica para algunos, y para otros, mordaz y repleta de humor

14.11.2013 | 21:23
Rafael Álvarez, ´El Brujo´
Rafael Álvarez, ´El Brujo´

Viaja solo y asume cualquier tipo de responsabilidad y rol. Ahora se mete en 'El Evangelio de San Juan', una obra, para algunos, polémica; para otros, mordaz y repleta de humor. Cree que en la sociedad hay una gran falta de sentido de la efectividad.

–¿Tuvo problemas con la Iglesia por considerar la obra irreverente?
 
-No, en absoluto. No es irreverente, porque aunque hay humor y mordacidad, el evangelio de San Juan es también humorístico.
 
–¿Tampoco se metió con usted algún obispo?
 
-Nunca. Es más, el obispo de Málaga me hizo hacer una representación en el altar mayor de la catedral ante dos mil personas.
 
–¿Algunos católicos se pusieron en contra de este montaje?
 
-Algunos, sí, pero ya se sabe que la ignorancia es libre€
 
–¿Cuál es el momento actual de la cultura en España?
 
-Lo veo jodido. Y no solo por parte del gobierno, sino que en la sociedad en general hay una falta de sentido de la efectividad y sentido final de la cultura, que hoy está descafeinada y es prescindible, que como cualquier partido de fútbol no es de una necesidad extrema.
 
–¿La cultura es patrimonio de la izquierda?
 
-Bueno, eso era antiguamente. En la actualidad te encuentras gente inculta también en la izquierda.
 
–Es usted un actor considerado clásico y sin embargo arrastra a los jóvenes€
 
-Sí, y quisiera arrastrar todavía más gente joven. Es muy interesante el lenguaje teatral para los jóvenes.
 
–¿El teatro es apolítico?
 
-No, en absoluto, pero tampoco político. Vale que hay un teatro político, un teatro de evasión, pero el teatro no tiene por qué identificarse con cualquier tipo de ideología.
 
–En el algún momento dijo usted ser apátrida€
 
Bueno, lo que no soy es un fanático de la patria como tampoco lo soy de los nacionalismos. Pienso que es una especie de infantilismo. La gente de cierta edad no se puede tomar tan a pecho cualquier tipo de nacionalismo porque es una lacra social que enfrenta a unos contra otros.
 
–¿El remanido tema del IVA ha acentuado la crisis en el teatro?
 
-Claro que sí, aunque no se cobra el IVA en el teatro. Hemos bajado el precio de las entradas para no gravar al espectador, al que no se cobra el 21% actual ni tampoco el ocho de antes. Preferimos perder nosotros a perder espectadores€