02 de septiembre de 2020
02.09.2020
Levante-emv
Deshielo

El deshielo aumenta los lagos glaciares un 50% desde 1990

Los datos de la NASA muestran cómo los glaciares se derriten y retroceden por el cambio climático

02.09.2020 | 09:00
Una imagen del glaciar Jungfrau, en Los Alpes.

El volumen ocupado por los lagos glaciares en todo el mundo ha aumentado en aproximadamente un 50% desde 1990 a medida que los glaciares se derriten y retroceden debido al cambio climático.

Los hallazgos, basados en 30 años de datos obtenidos por satélites de la NASA y publicados en la revista 'Nature Climate Change', ayudarán a los investigadores a evaluar los peligros potenciales para las comunidades aguas abajo de estos lagos a menudo inestables y ayudarán a mejorar la precisión de las estimaciones del aumento del nivel del mar al avanzar en nuestra comprensión de cómo se transporta el agua de deshielo de los glaciares a los océanos.

Los glaciares se están retirando a una escala casi global y este estudio proporciona a los científicos una imagen más clara de la cantidad de agua que se ha almacenado en los lagos.

"Sabemos que no toda el agua de deshielo llega a los océanos de inmediato", dijo el autor principal, Dan Shugar, de la Universidad de Calgary en Canadá. "Pero hasta ahora no había datos para estimar cuánto se almacenaba en lagos o aguas subterráneas". El estudio estima que los volúmenes actuales de los lagos glaciares suman alrededor de 156 kilómetros cúbicos de agua, el equivalente a aproximadamente un tercio del volumen del lago Erie.

Shugar y sus colaboradores de gobiernos y universidades de Canadá, Estados Unidos y Reino Unido, que trabajaban con una subvención del Programa High Mountain Asia de la NASA, inicialmente planearon utilizar imágenes de satélite y otros datos de teledetección para estudiar dos docenas de lagos glaciares en High Mountain Asia, la región geográfica que incluye la meseta tibetana y las cadenas montañosas circundantes, incluido el Himalaya.

"Escribimos scripts en Google Earth Engine, una plataforma en línea para análisis muy grandes de datos geoespaciales, para mirar solo en High Mountain Asia, y luego decidimos mirar todos los lagos glaciares del mundo", dijo Shugar. "A partir de ahí, pudimos construir una relación de escala para estimar el volumen de los lagos glaciares del mundo en función del área de esta gran población de lagos".

En última instancia, el equipo analizó más de 250.000 escenas de las misiones del satélite Landsat, una iniciativa conjunta entre NASA y el Programa de Estudios Geológicos de EEUU. Hace una década no habría sido posible procesar y analizar este volumen de datos. El equipo analizó los datos en cinco pasos de tiempo a partir de 1990 para examinar todas las regiones glaciares del mundo excepto la Antártida y analizar cómo cambiaron los lagos glaciares durante ese período.

Shugar señala que si bien el agua del derretimiento de los glaciares almacenada en los lagos glaciares contribuye relativamente poco al aumento general del nivel del mar, puede tener un impacto importante en las comunidades montañosas aguas abajo de estos lagos glaciares.

Los lagos glaciares no son estables como los lagos en los que la mayoría de la gente está acostumbrada a nadar o pasear en bote porque a menudo están represados por hielo o sedimento glacial llamado morrena, que está compuesto de rocas sueltas y escombros que se empujan hacia el frente y los lados de los glaciares. Por el contrario, pueden ser bastante inestables y romper sus riberas o presas, provocando inundaciones masivas río abajo. Este tipo de inundaciones de lagos glaciares, conocidas como inundaciones repentinas de lagos glaciares, han sido responsables de miles de muertes durante el siglo pasado, así como de la destrucción de aldeas, infraestructura y ganado. Una inundación repentina en un lago glacial afectó al valle de Hunza en Pakistán en mayo de 2020.

"Este es un problema para muchas partes del mundo donde la gente vive río abajo de estos lagos peligrosos, principalmente en los Andes y en lugares como Bután y Nepal, donde estas inundaciones pueden ser devastadoras", dijo Shugar. "Afortunadamente, organizaciones como las Naciones Unidas están facilitando mucho monitoreo y algunos trabajos de mitigación donde están bajando los lagos para tratar de disminuir los riesgos".

En América del Norte, los riesgos que plantea una inundación repentina en un lago glacial son menores. "No tenemos mucha infraestructura o comunidades río abajo", dijo Shugar. "Pero no somos inmunes a eso".
Id:

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook