Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una auditoría del Castor advierte que la concesionaria no podrá pagar a los bonistas

El informe que encargó la propia empresa a Deloitte para responder ante los inversores pone en duda la viabilidad del proyecto Advierte que las compañías

La plataforma Castor se ubica a 21 kilómetros de la costa de Vinaròs y a 1.700 metros bajo el subsuelo marino.

La plataforma Castor se ubica a 21 kilómetros de la costa de Vinaròs y a 1.700 metros bajo el subsuelo marino. LEVANTE-EMV

Una auditoria de la consultora Deloitte elaborada para la concesionaria del almacén de gas Castor pone en duda la continuidad del proyecto y la viabilidad de las compañías gestoras (Escal UGS y Watercraft Capital, S. A. como emisora de bonos). Además, revela que no se han generado suficientes ingresos para hacer frente en 2014 al pago a los bonistas que aportaron 1.400 millones de euros al almacén de gas subterráneo, paralizado por orden gubernativa desde septiembre debido a la inducción de 540 terremotos con magnitudes de hasta 4,2 grados en la escala de Richter.

Así lo indica el análisis que la propia firma Watercraft encargó a Deloitte para presentar ante sus inversores los resultados de las cuentas anuales correspondientes al ejercicio 2013.

Este documento (fechado el 30 de abril de 2014) no hace más que aumentar la presión sobre Escal UGS y el Ministerio de Industria, que ven cómo los inversores y los mercados comienzan a impacientarse ante una posible pérdida millonaria que dañaría la reputación del Gobierno de España, del Banco Europeo de Inversiones y de la Comisión Europea como padrinos del proyecto.

Los expertos de Deloitte destacan textualmente que el acuerdo financiero relativo a la emisión de bonos por valor de 1.400 millones de euros «incluye también ciertas obligaciones que no están siendo actualmente satisfechas debido a la suspensión del proyecto por parte del Ministro de Industria español». Como resultado, concluye Deloitte, «Escal UGS no está generando suficientes ingresos para hacer frente a sus obligaciones a corto plazo, y más específicamente para hacer frente al próximo principal pago de bonos y de los intereses asociados en 2014 (el primer plazo vence el 30 de junio). Además, la inclusión del servicio en la remuneración del sistema gasista y la obtención del certificado de puesta en funcionamiento siguen pendientes».

Según la auditoría, uno de los puntos críticos radica en el hecho de que la continuidad de Watercraft y de Escal UGS «dependen de la resolución satisfactoria de la suspensión del proyecto y la obtención del acta definitiva para su inclusión en la remuneración del sistema gasista»; y esta condición «indica la existencia de una incertidumbre material que puede arrojar significativas dudas sobre la capacidad de la compañía para seguir adelante». Ante este escenario, los bonos del Castor impulsados por la compañía propiedad del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, siguen cotizándose a la baja.

Escal UGS guarda silencio

La empresa Escal UGS declinó ayer hacer cualquier tipo de declaración pública y se limitó a asegurar su intención de «mantener un silencio absoluto a la espera de lo que decida el ministerio y manteniendo la planta en perfectas condiciones». «Como empresa no hacemos ese tipo de valoraciones. Todas las decisiones le corresponden ya al ministerio».

Compartir el artículo

stats