Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al rescate de la urraca

Los ornitólogos valencianos advierten del riesgo de criminalizar el papel depredador del ave - Resaltan su papel beneficioso en el control de plagas pese a su incremento poblacional

La Sociedad Valenciana de Ornitología (SVO) ha resaltado el carácter beneficioso de la depredación que presta la urraca (Pica pica) y ha alertado de las negativas consecuencias que tendría considerar a esta ave, cuya población ha experimentado un fuerte incremento en los últimos años, como una «plaga», tal como solicitaba hace unos días la Unió de Llauradors.

Los ornitólogos de la SVO admiten «un aumento considerable» de las poblaciones de urraca en la Comunidad Valenciana, como consecuencia de la «persecución» a la que han sido sometidos sus depredadores naturales: águila perdicera, búho real, halcón peregrino y azor, así como por la creciente urbanización y abandono de cultivos que favorecen «sus hábitos generalistas».

Sin embargo, advierten, «no existe ningún estudio que avale» que la abundancia de urracas constituya una «plaga», al menos de momento.

«Los desequilibrios ecológicos propios de ambientes no naturales como los cultivos provocan el aumento desproporcionado de insectos y roedores que sí pueden convertirse en plagas y tener efectos nocivos sobre las actividades humanas», subraya Toni Polo, presidente de la SVO.

«Pese a que la urraca se ha beneficiado de estos cambios no debería ser considerada un problema ambiental, ya que puede constituir uno de los pocos depredadores de estas especies dañinas», añade el ornitólogo, que cita entre las víctimas de la urraca algunos insectos fitófagos como la procesionaria del pino.

La SVO recuerda también que la acción carroñera de la urraca sobre los conejos muertos por las enfermedades víricasmixomatosis y hemorragia vírica contribuye a frenar la propagación de estas patologías

En el punto de mira

Según un informe elaborado por la SVO, existen «multitud» de estudios nacionales e internacionales que inciden en el carácter beneficioso de la urraca, al consumir gran cantidad de insectos, basura y carroña.

«Es cierto que las urracas predan ocasionalmente sobre pollos y huevos de algunas aves, y pueden hacerlo también sobre algunas frutas y hortalizas, aunque es rotundamente falso que basen su dieta en estos recursos o que afecten de forma severa las especies cinegéticas y a los cultivos, tal y como han afirmado diversos colectivos de agricultores y ganaderos», añade el experto en nombre de la SVO.

Los ornitólogos rechazan los términos en los que la Unió de Llauradors arremetía recientemente contra la urraca y a la que atribuían la consideración de plaga.

«No es cierto que no se pueda cazar la urraca dentro del parque Natural del Túria, donde la especie es perseguida con igual saña que fuera de este espacio protegido», añaden, en respuesta a las críticas de la Unió de Llauradors en las que denunciaba la existencia de un «santuario» cinegético en el entorno del río valenciano.

Además de sus depredadores generalistas del Pica pica, la SVO recuerda que el críalo (Clamator glandarius), un ave de la familia del cuco, está especializada en «parasitar» nidos de urraca, destruyendo algunos huevos y «colocando» a sus pollos, que nacen unos días antes de los de la urraca, como receptores «de todas las cebas».

Añaden que todos los estudios realizados hasta la fecha desmienten que el descenso de las poblaciones de aves como los mirlos, petirrojos, verderones, jilgueros, etc., esté relacionada con la abundancia de urraca.

Según la SVO, cualquier intento de control poblacional de la urraca «tiene pocas posibilidades de éxito», dada la alta tasa de reproducción de la especie y alerta sobre el uso de venenos y otros métodos no selectivos «que ya están siendo utilizados por parte de algunos cazadores para erradicar el mayor número de ejemplares posibles» pese a estar «prohibidos por ley» y «afectar a animales domésticos y especies protegidas».

Por último explican que la «percepción arraigada de que la urraca es un animal dañino, lejos de ser un problema ecológico real, es una cuestión de carácter pedagógico o cultural».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats