Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueva ley

Fabra retirará las ayudas a los que defiendan "País Valencià" o la unidad de la lengua

El presidente apunta a la Acadèmia y dice que con la RACV "las señas están protegidas de cualquier ataque de colectivos"

Fabra retirará las ayudas a los que defiendan "País Valencià" o la unidad de la lengua

Las entidades que llevan en su nombre o defienden el concepto «País Valencià» y las que sostienen que valenciano y catalán son lo mismo pueden tener sus días contados como receptoras de ayudas de la Generalitat. Así lo señaló ayer el jefe del Consell, Alberto Fabra, en relación con la nueva ley de señas de identidad que amenaza con incendiar el curso político a siete meses de las elecciones.

Se trata de la segunda andanada del Consell de Fabra contra la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), después de que antes del verano protagonizara una tensa polémica con la entidad normativa a cuenta de la definición de «valenciano», dentro del nuevo Diccionari Normatiu, de la que se desprendía la unidad lingüística.

El pasado viernes, el conseller de Gobernación, Luis Santamaría, devolvía al primer plano el conflicto lingüístico con el anuncio del «Observatorio de Señas de Identidad» para vigilar que se defienda el carácter «individualizado» de la lengua y revisar las subvenciones. La nueva entidad arrincona en la práctica a la AVL, que es un organismo estatutario, y eleva oficiosamente al rango de oficial a la secesionista Real Academia de Cultura Valenciana (RACV).

Pese a los esfuerzos de Santamaría por quitar hierro a este movimiento, Fabra no tuvo reparos en advertir ayer de la retirada de subvenciones a quienes no se atengan a esta política. «Deben ser respetuosos con el uso adecuado de los términos contemplados en el Estatut. Si no fuera así le haríamos un flaco favor a la defensa del Estatut y a nuestras señas de identidad», señaló el líder del PPCV a Levante-EMV antes de un acto con militantes en Rocafort.

Entre los destinatarios del aviso de Fabra: desde la propia AVL, a la que ya se le ha deslizado en alguna ocasión que se le puede retirar la asignación, hasta los partidos y sindicatos que incluyen en su denominación «País Valencià».

El presidente del PP apuntó veladamente a los partidos de la oposición como los que «atacan las señas»: «Aquéllos que piensan que somos otra cosa que lo digan. Nuestra obligación es defender lo que dice el Estatut y siente el pueblo valenciano. La ley pone de manifiesto el refuerzo de la idea de defender lo nuestro». Sólo EU respondió que esta ley es «una ocurrencia» de «un partido que no tiene nada que ofrecer» y el resto le hizo el vacío.

Sobre la presencia en el Observatorio de la RACV y no de la Acadèmia, Fabra señaló: «Entendemos que los que están son lo suficientemente garantes para que las señas estén bien defendidas y protegidas de cualquier ataque de colectivos que quieran poner en duda lo que somos como pueblo». Además de esto, a la nueva ley le salió ayer un aliado: Alfonso Rus. El presidente provincial reconoció que ha «felicitado» al conseller Santamaría: «Tenemos que defender lo nuestro sin miedo a nada. Si hay confrontación es porque hemos sido demasiado tibios a la hora de sacar pecho de nuestra identidad».

Compartir el artículo

stats