Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Natalia Mateu

"Los investigadores no regresan a España porque solo hay trabajo garantizado para dos años"

La licenciada en Farmacia Natalia Mateu afirma que tras las becas Juan de la Cierva «no hay ningún futuro», sostiene la Investigadora española en la Universidad de Cambridge

La investigadora Natalia Mateu Sanchis, en la plaza de la Virgen, tras una breve visita a Valencia antes de regresar a Cambridge. germán caballero

Se llama Natalia Mateu Sanchis, tiene 32 años, es licenciada en Farmacia y un claro ejemplo de la fuga de cerebros que asola España desde hace años. Hace un año y medio que se fue de España para vivir en Camdrigde y trabajar en la universidad de esta ciudad gracias a una beca de investigación Marie Curie, que le costó lo suyo conseguir. No se arrepiente de nada, disfruta cada día porque su trabajo le apasiona, pero no hay ni un solo momento en el que no piense en regresar. Sobre todo porque su marido vive en Valencia y se siente en la encrucijada de decidir si pesa más su vida profesional o la personal. Es una mujer optimista y luchadora, así que no piensa renunciar ni a lo uno ni a lo otro.

Estuvo usted trabajando en el Centro de Investigación Príncipe Felipe pero se vio obligada a emigrar el extranjero. ¿Cómo valora esta etapa?

Terminé la carrera y decidí hacer la tesis doctoral bajo la supervisión de un catedrático de la universidad que trabajaba en una unidad mixta en el Príncipe Felipe. Al terminar la tesis quise irme al extranjero porque creo que es muy positivo salir fuera de España. Cuando finalicé la tesis no había becas postdoctorales y tuve que buscar una beca europea. Tuve suerte y establecí una colaboración con una empresa privada. Fue un proyecto de un año en el Príncipe Felipe con esta empresa privada y se renovó un año más con una cláusula de incluía un traslado a Toledo. Presenté un proyecto de investigación y hace un año y medio que estoy en Camdridge, encantada, la verdad.

Trabaja como investigadora en la Universidad de Cambridge... ¿En qué consiste su proyecto?

Lo que hago son, en la química médica, estructuras nuevas para testarlas con diferentes test biológicos de cáncer o de enfermedades infecciosas para nuevos antibióticos o anticancerosos. En definitiva, es un proyecto para generar moléculas nuevas que puedan tener actividad como antibióticos o anticancerosos.

¿Cómo cree que debería afrontar España la fuga de cerebros que está padeciendo?

Tú te puedes ir para querer mejorar, pero lo difícil, realmente, es volver. Te ves obligada a quedarte fuera. Y tenemos un problema, porque en Inglaterra, si eres bueno, trabajador, tienes ideas y eres innovador tienes oportunidades para seguir trabajando. En España, las oportunidades son muy limitadas. Conozco a muchísimos españoles que ya ni se plantean volver. Allí están bien considerados y bien pagados. Aquí no tienes ni financiación para los proyectos. Es muy triste pero es lo que hay.

Si pudiera... ¿regresaría a Valencia?

Sí, sin dudarlo. Regresaría porque esta es mi tierra, porque aquí está mi familia y porque es donde me gustaría vivir. A día de hoy tengo claro que quiero volver, pero no se cuando. Además, mi marido vive en Valencia y la idea es estar juntos... pero aún no sabemos ni cómo ni cuándo ni dónde.

¿Cómo valora los recortes en investigación?

Es un problema de inversión en progreso. La investigación, dentro de los programas del ministerio, no cuenta con financiación y hay que tener en cuenta que es progreso y que cualquier estado la necesita. En Inglaterra los recortes no han sido tan drásticos. Es increíble, pero en Camdridge, por ejemplo, la investigación es el día a día. Está presente en todo lo que haces. En España, lamentablemente, la investigación no es una cultura de país.

Usted dispone de una beca europea Marie Curie que es muy difícil de conseguir...

Mucho. De hecho, la primera vez no la obtuve a pesar de que mi calificación era buena. Así que me esforcé todos los días, todos los fines de semana en presentar un buen proyecto. Mucha gente la solicita, sobre todo porque en España no hay otra posibilidad de salir al extranjero. Con esta beca se financia un proyecto donde mandas tú y trabajas en una universidad de prestigio. Cada año dan más becas europeas —este año creo que fueron 600— pero la competencia es brutal. Hace unos seis o siete años daban unas 100... esto evidencia que Europa sí apuesta por la investigación.

España da muy pocas becas para investigación ¿cree que hay perspectivas de que esta situación cambie en un breve espacio de tiempo?

Becas postdoctorales a día de hoy no existen como tal. Existen unas becas para que te puedas quedar o regresar a España... pero estas becas —Juan de la Cierva— solo son durante dos años y después no hay nada más. Ahí se acaba todo. En España hay un vacío muy desesperante.

¿Ese es el motivo por el que no regresan los investigadores?

Es que cuando uno se marcha, allá donde vaya, tiene alternativas de futuro. En aquellos países que sí apuestan por la investigación no permiten que una persona válida se marche. Cuando un investigador regresa, puede hacerlo por patriotismo (por decir algo) pero tiene claro que renuncia a su proyecto profesional porque donde haya estado seguro que encuentra opciones de trabajo.

Antes o después España tendrá un nuevo Gobierno, ¿qué le pediría?

Realmente le pediría sensatez y que apuesten por aquello que tiene valor en la sociedad. Que sean sensatos y observen en qué invierten otros países.

Y con esta perspectiva de futuro... ¿qué le recomendaría a los jóvenes que quieren dedicarse a la investigación?

No me imagino mi vida sin la investigación. Hay que luchar por lo que uno quiere. Es fundamental.

Compartir el artículo

stats