Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Moragues: "El Consell está en la peligrosa deriva catalana del 'España nos roba'"

El delegado del Gobierno sostiene que las terceras elecciones serían «un ridículo» y que Pedro Sánchez parece «el perro del hortelano»

Moragues: "El Consell está en la peligrosa deriva catalana del 'España nos roba'"

El despacho del delegado del Gobierno „la sede es provisional, porque el Palacio del Temple está en reforma desde 2007„ está huérfano de fotografías de Mariano Rajoy y de ministros. Sí las hay del rey y de la familia: de sus hijos y del Consell de Alberto Fabra, con el que saltó a la vida pública en 2012. Una caricatura enmarcada de sus miembros muestra a Juan Carlos Moragues (Gandia, 1969) llorando calculadora en mano. Tras una dura semana por los incendios de Xàbia, Benitatxell y Bolulla, el inspector de Hacienda que entró en la Generalitat con un acentuado perfil técnico se muestra ahora como un curtido político de colmillos bien afilados.

¿Se puede asegurar que el terreno forestal quemado no lo veremos convertido en urbanizaciones dentro de unos años?

El objetivo es repoblar y regenerar el patrimonio natural quemado en beneficio de todos los vecinos y turistas.

¿Hay que agradecerle la garantía de que no se urbanizará al president Puig por la reforma legal que hizo en 2015?

No. La normativa es estatal y es clara: cuando se incendia una zona forestal se regenera. Lo único que se está aplicando es esa norma.

Puig ha dicho que va a reforzar la norma actual para blindar el suelo quemado.

Lo que hay que hacer ahora es cooperar y no trasladar la sensación de que la legislación tiene lagunas sobre la posible construcción en zonas quemadas. Apuntar que hay fisuras es sembrar una duda donde no existe. El objetivo de Puig en este tema, y en otros, es abrir un debate donde no lo hay.

Vaya, llegó al Consell en 2012 con un perfil técnico, se afilió al PP en 2015 y ya es un político con todas las de la ley?

Lo pasamos muy mal en 2012, no había dinero, con España en una grave crisis, indicadores cada vez peores, dinero para las nóminas y poco más. Sufrimos mucho, nos remangamos, intentamos hacer cosas razonables, corregir los desequilibrios y el resultado visto desde hoy es satisfactorio.

Las urnas dijeron en 2015 otra cosa.

La opinión de las urnas siempre es sagrada y soberana. Hay que aceptarla. Fueron años de sacrificio y esfuerzo, pero aún así el PP fue el partido más votado. Lo pasamos muy mal todos los valencianos, peor que el resto de españoles. Cuando le hemos dado la vuelta a la tortilla y los indicadores son positivos no lo quiero atribuir tampoco a la clase política, sino a la sociedad.

¿Por sí misma, sin el apoyo de los políticos?

Sí. Los políticos lo primero que tenemos que hacer es no molestar, pedir los menos impuestos posibles, tener la Administración lo más eficiente y sostenible, y mantener unos servicios públicos de calidad. A veces queremos tener más protagonismo del que nos corresponde y se tienen actitudes intervencionistas cuando deberíamos dejar a la sociedad.

¿Es el ariete del Gobierno de Mariano Rajoy en la Comunitat Valenciana?

El delegado del Gobierno es un valenciano que trabaja para la Comunitat Valenciana, que conoce las cuestiones principales que afectan a su sociedad y que sirve de puente con Madrid y de correa de transmisión de los problemas y preocupaciones. No lo concibo como un representante de Madrid. No soy un ariete.

¿En el caso de la financiación y el Corredor Mediterráneo cree que defiende los intereses de los valencianos ante Madrid?

La financiación ya la reclamábamos en 2013. Ya vimos que el déficit era de ingresos, no de gastos. Voy a cobrarle el copyright de la frase al presidente Puig, que no para de repetirla. Es un problema derivado de un sistema que se aprobó en 2009 con un gobierno socialista, con voto a favor de Pedro Sánchez y en contra de Rajoy. En 2013 llevamos a las Corts la reclamación de un nuevo modelo y los grupos nos dieron la espalda. Ellos lo han llevado ahora y les hemos dado el apoyo.

Pero a pesar de que el Gobierno de Madrid era también del PP no se ha conseguido el cambio del modelo.

Hay que tener en cuenta que el Gobierno de Rajoy llega en una situación de quiebra del país. Teníamos a un enfermo en la UCI y lo primero en ese caso es que no muera, que quiere decir que no quiebre el Estado del Bienestar. Lo conseguimos gracias a una buena gestión. Después puede llegar el momento de una reforma del sistema de financiación. Mientras tanto, la medicina que se dio a las comunidades fue el FLA (Fondo de Liquidez Autonómica) porque los bancos no prestaban dinero para pagar colegios y hospitales.

Si el FLA es una medicina, no es el modelo válido, ¿no?

Es el modelo temporalmente adecuado para la patología. Supone que el Gobierno consigue la liquidez que las comunidades no logran para servicios básicos y proveedores y que asume los intereses de la deuda, que han bajado a la cuarta parte. Supone pasar de deber a un banco a deber a la familia, que encima no cobra intereses.

Sí, pero el dinero prestado por el Gobierno en algún momento habrá que devolverlo.

Pero ya no habrá que hablar con el banco, sino con la familia, que es el Gobierno de España, si seguimos con el símil. Nos sentaremos cuando llegue el momento y decidiremos todos qué hacemos.

El dinero sigue saliendo de los bancos. Habrá que devolverlo?

Será España. La C. Valenciana le debe a España y antes era a los bancos. ¿Qué es mejor? Y frente a esto, ¿cuál es la respuesta? ¿Colaboración y lealtad institucional? No, sino una política de confrontación y frentista. Puig no asume ninguna responsabilidad, la culpa de todo es del Gobierno de España.

¿Y no hay un uso partidista y electoral de esos préstamos? Según el conseller Soler, el dinero ha llegado este año mucho más tarde que el pasado, ahogando al Consell.

Cuando yo era conseller, el FLA extraordinario, para pagar proveedores, llegaba en diciembre. Solo en 2015 se recibió a mediados y a finales de año. Y ahora en 2016 también se está recibiendo periódocamente. A cualquier dato se le quiere dar la vuelta para criticar al Gobierno de España, cuando está pagando intereses de la deuda, proveedores, los bancos? Cuanto menos es política desleal. La deriva es peligrosa, recuerda a Cataluña y su 'España nos roba'. En esa tendencia vamos, cuando el Consell ya lleva más de un año: tiene que asumir responsabilidades y hacer autocrítica.

¿No es un chantaje decir que si ahora Compromís y el PSPV apoyan la formación de un gobierno presidido por Rajoy habrá una mejora de la financiación?

No. La situación política es de bloqueo y sin gobierno no se puede negociar un nuevo sistema. Lo que decimos es que si tan importante es esta reivindicación, y yo soy el primero en reconocerlo, desbloqueemos la formación de gobierno.

Ese es un sudoku que parece de muy difícil solución. ¿Qué lectura hace del panorama?

El PP no va a pactar con separatistas ni con populistas y sus políticas neocomunistas. Así que Pedro Sánchez parece el perro del hortelano, ni come ni deja comer.

O explora vías tras el fracaso de la investidura de Rajoy?

Una alternativa con separatistas y populistas por el empecinamiento personal de Sánchez sería un desastre y se llevaría el Estado del Bienestar. Solo quedan entonces dos posibilidades, porque Podemos y Ciudadanos son agua y aceite: terceras elecciones o abstenerse el PSOE y que gobierne Rajoy. Los españoles necesitamos una salida. No lo dice el delegado, lo dice un ciudadano, porque la situación de bloqueo ya está afectando y se ve una cierta ralentización.

¿Lo peor de todo en este embrollo político serían unas terceras elecciones?

Serían un ridículo en términos de imagen, un freno a la recuperación económica y una irresponsabilidad, y un desastre en términos políticos.

Compartir el artículo

stats