La tromba marina «más nítida e imponente captada en la costa» de la Comunitat Valenciana en la última década. Así describía la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) la manga de agua que al mediodía de ayer apareció frente a las playas de Sueca y Cullera y que rápidamente se hizo viral en forma de vídeos y fotos a través de las redes sociales. A las playas del Mareny de Barraquetes y el Perellonet „donde se recogieron 33 litros por metro cuadrado„ llegaron las tormentas que se formaron sobre tierra al norte de la Serra de Corbera, incluso se registró el típico granizo pequeño mezclado con agua propio de las tormentas de invierno con núcleo muy frío. «Es probable que la tormenta ya tuviera algún giro de aire y las corrientes descendentes lo han acentuado y han provocado la manga marina», detalló Aemet.

Según la agencia meteorológica, hay muchas trombas notificadas porque es un fenómeno que «suele ser frecuente en estos episodios de inestabilidad marítima», aunque «con una estructura tan imponente como la de hoy es difícil de encontrar». Aemet alertó incluso de la posibilidad de nuevas «mànegues» en las siguientes horas, y durante todo el día mantuvo la alerta naranja en el litoral e interior de Valencia y Castelló.

Manga marina frente a la costa de Sueca

La Comunitat Valenciana es una de las más expuestas a sufrir tornados o mangas marinas, según se desprende del trabajo de investigación sobre estos fenómenos publicado el pasado año por Aemet. El estudio señala que entre 2003 y 2012 se detectaron en Valencia, Castelló y Alicante 26 tornados y mangas marinas, y advierte que hay un aumento progresivo en la frecuencia anual de estos fenómenos, aunque esto posiblemente sea consecuencia del crecimiento paulatino de las observaciones debido a la proliferación de dispositivos electrónicos.

En 2011, el investigador de Aemet Miquel Gayà explicaba a Levante-EMV las especiales condiciones de la fachada mediterránea para registrar este tipo de fenómenos. En la formación de estos «tornados sobre el mar», aparte de supercélulas tormentosas, influyen otros fenómenos meteorológicos de la superficie marina como los «fetch» (masas de agua afectadas por un viento uniforme en dirección y fuerza). Suelen desvanecerse al llegar a la orilla, debido a las perturbaciones del relieve, aunque a veces se adentran hacia el interior en forma de tornados leves. No obstante, se han dado casos en los que las mangas provocaron importantes daños al llegar a tierra, como ocurrió en octubre de 2007 en Valencia y, sobre todo, Alboraia. Según los expertos, las zonas de máxima densidad de trombas marinas se encuentran en el litoral de Barcelona y oeste de Mallorca, seguidos del Golfo de Valencia y de la Costa del Sol.