...    
Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una carrera que se gana con constancia

«Inviertes años sin trabajar ni cobrar para estudiar e implicarte al máximo», aseguran los alumnos que esperan las pruebas selectivas

Trabajadores en paro, padres, madres, adultos, jóvenes... gente de todo tipo llena las academias formativas. Pero, a pesar de sus diferencias, todos tienen algo en común: Buscan trabajar para el sector público. La constancia es su mayor aliada y tienen claro que la competencia es real y palpable.

Ana María Rodríguez es consciente de que la hay. Es ya «veterana» en la dinámica del estudio, lleva dos años en el ruedo y los exámenes para ella no son problema. Se ha presentado a tres oposiciones y cuatro bolsas de trabajo. La modista de profesión se apunta a «todo lo que salga».

Rodríguez destaca que el anuncio del Gobierno de que habrá nuevas plazas se nota. «Hay más gente en la academia, va aumentando el número de alumnos», relata. Lo que tiene claro es que prepararse oposiciones es «un sacrificio muy grande». «Inviertes años sin trabajar ni cobrar para estudiar e implicarte al máximo», advierte.

Pepa Gómez tiene un empleo, pero no se ve allí toda la vida. Quiere opositar para ejercer como administrativa o auxiliar de administrativa, ya que posee formación para ambos cargos. Según dice, espera «ansiosa» a que salgan las plazas de 2017 y 2018. Gómez lleva un año preparándose los temas los fines de semana, ya que su jornada laboral no le permite invertir mucho tiempo entre semana.

Compaginar vida, trabajo y estudio es una preocupación para los aspitantes. Mario Lluís es un padre de familia que lleva desde septiembre apuntado a un centro de formación. «Me quedé en el paro y me puse a estudiar y ahora, aunque ya tengo trabajo, le he cogido el truquillo», asegura en una de las clases. Espera con muchas ganas que salgan las convocatorias y plazas pero, según explica, lleva poco tiempo en comparación a sus compañeros y hasta que no lo vea no lo creerá. Es optimista y ahora ve el horizonte mucho más claro. «Siempre hay esperanza, a ver si es verdad y pronto nos examinamos», concluye.

Compartir el artículo

stats