Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Francisco Fernández Marugán: "Quieren extranjeros en el campo pero no en la misma cola del médico"

Critica los posicionamientos «simplistas» de la extrema derecha contra la inmigración - Cree que el Gobierno debe implementar «políticas natalistas»

Francisco Fernández Marugán: "Quieren extranjeros en el campo pero no en la misma cola del médico"

Francisco Fernández Marugán: "Quieren extranjeros en el campo pero no en la misma cola del médico"

P España ha caído en natalidad: se han alcanzado los datos de 1941. ¿Qué problemas sociales esconden estos datos?

R Si comparamos el semestre de 2018 con el de 2017, han nacido un 6% de niños menos y ha muerto un 2% más de personas. Hay menos población y debería plantearse un debate serio en este país. A corto plazo hay que contribuir a hacer crecer la población para que eso se refleje también en la economía. Hemos sido poco partidarios de las políticas natalistas y deberíamos pensar en instaurarlas para combatir el invierno demográfico que vive la sociedad. Si nacen menos niños, podríamos recurrir a favorecer la presencia de extranjeros. En España se ha vivido consciente de la necesidad de que los empleos que tú desechabas los ocuparían otros ciudadanos del mundo. En mi casa, estaban mis padres y mis hijos. Nosotros pudimos trabajar porque había otras personas que se encargaban de mis hijos y de sus abuelos. Los criados y las criadas desaparecieron, y venían de Andalucía en su mayoría. Ahora vienen de latinoamérica. No se puede prescindir.

P ¿No cree que subyace también la falta de trabajo, la baja remuneración y efectivamente, la falta de políticas natalistas?

R Eso se nota en el comportamiento de muchos colectivos españoles. Nosotros seguimos la adquisición de viviendas; antes se decía que no se podía comprar por el bajo salario. Fuimos al alquiler, pero ahora está por las nubes y tampoco se puede acceder a él. ¿Qué habrá que hacer? Alquiler social. Tarda un poco en ejecutarse y paralelamente, habrá que hacer políticas que discriminen favorablemente a ciertos colectivos para acceder al alquiler.

P Dice que no ha habido debate sobre la discriminación hacia los extranjeros, pero Vox ha hecho que ese debate salga a relucir.

R Vox y otros más. No voy a hacer imputaciones a ningún partido, pero hemos pasado de un enfoque donde la gente estaba molesta porque en la crisis las retribuciones de jóvenes y mayores eran reducidas a un fenómeno más allá: el alineamiento de determinados colectivos con fórmulas simplistas. Los inmigrantes son necesarios en esta sociedad para el desempeño de determinadas tareas. Yo de partidos no hablo.

P Además no solo apelan a la inmigración, sino que impulsan ciertos argumentos contrarios a los derechos Lgtbi y la mujer.

R Claro. Es que en El Ejido dicen que no les gusta ir al médico y encontrarse con que hay extranjeros. Lo que no tiene sentido es que uno quiera tener a determinados trabajadores con mejores o peores condiciones laborales en los campos y luego diga que a la hora de ir al médico tiene que haber una cola para españoles y otra para extranjeros. Eso no. Tendrá que haber más médicos para que no haya colas, pero el derecho a la asistencia sanitaria tiene que ser igualitaria. Eso es discriminación racial. Las preferencias sexuales de las personas y su identidad, es propia. Se lo tienen que hacer pensar. Esta sociedad ha generado una desigualdad importante.

P ¿Qué quejas son las más frecuentes en su oficina?

R Va por temporadas. La Sanidad ocupa gran parte aunque no funciona tan mal. Tenemos y prestamos una atención al mundo de las ONG, que lleva al defensor los problemas de los que llaman a la puerta de España.

P La situación en Cataluña con el procés y la crispación social, ¿ha generado alguna queja?

R No muchas. La primera que recibimos fue de un ciudadano de Cataluña que se quejaba de que en un hospital catalán se había puesto lazos amarillos y consideraba que en el servicio público no debía haber opiniones políticas. Le dijimos a la conselleria de Sanidad que nos explicara por qué y aún seguimos esperando.

P ¿Viven la situación con preocupación?

R El defensor del pueblo de España no es partidario de la independencia. También hicimos una comparecencia sobre el adoctrinamiento en las aulas, creemos que la información que nos proporciona las administraciones no era destacada para sentirnos satisfechos. No es tanto un problema del defensor, son las fuerzas políticas las que deben solventarlo.

P ¿Y respecto al Brexit?

R Las consecuencias están muy focalizadas en la bahía de Cádiz, y lo lleva el defensor de la Junta. El tráfico humano y de mercancías con Gibraltar no debería interrumpirse. Creo, por lector, que el Gobierno ha estado bien, sin tensiones.

P ¿Cree que estos asuntos empañan los problemas sociales?

R Aquí se ha producido una serie de estrategias económicas entre 2008 y 2014 que da origen a que los servicios públicos y las prestaciones se envilezcan. Como consecuencia, los ciudadanos viven peor, con menos salario y prestaciones. Al principio manifiestan su malestar, y al final se alinean con expresiones políticas que usted citó anteriormente. Se intervenía para beneficiar a ciertos colectivos, y había menos gente con dificultad. En la crisis el Estado dejó de intervenir. Ese gobierno generó desigualdad, que es distinto a la pobreza. La pobreza la tiene quien viene en barcos y aviones; la desigualdad es lo que se produce en los países ricos y donde hay que aplicar políticas que corrijan los fallos del sistema. No hubo interés en hacerlo aún sabiendo que había más desprotegidos.

P ¿Cómo se sostiene?

R Con las pensiones. Los pensionistas han sido quienes han sostenido a sus familiares, poniendo sus ingresos al servicio de las familias.

P ¿Qué colectivo cree que está más en riesgo; los jóvenes o los jubilados?

R Los jubilados no están desprotegidos.

P Sin embargo salen a la calle.

R Quieren más, pero hoy por hoy no lo están. He hecho un canto al papel que tuvieron durante la crisis. Se llevaron por delante la reforma de las pensiones del PP que les subía el 0,25 %. Tenemos la gente joven mejor preparada del mundo pero tenemos la gente mayor más preparada de nuestra historia. Saben de lo que hablan. Otro tema es la soledad en los mayores, que se calcula que rozan los 2 millones en España y el Estado debe preocuparse por ellos. Aún así, el más desprotegido es el joven.

P En su conferencia del Instituto de Derechos Humanos de la Universitat de València, ha reconocido que la familia Franco emitió una queja al defensor.

R La familia Franco presentó una petición al defensor para que formulásemos un recurso inconstitucional porque entendía que el decreto ley que posibilitaba la exhumación del cadáver de Franco no se ajustaba a derecho. Alegaron la urgencia innecesaria. Se presentaron cinco recursos; cuatro de personas individuales y el del letrado en nombre de la familia Franco.

P ¿Os gustaría que los informes del defensor fueran vinculantes?

R El Gobierno hace las leyes, las aprueba el parlamento y nosotros hacemos recomendaciones en su aplicación. Que fueran vinculantes nos crearía un problema fundamental. Es una administración de convicción, no de autoridad. Hago que se planteen si lo que hacen tiene un sentido ético a través y les convencemos con recomendaciones. Pasó con las concertinas en las fronteras; Enrique, Soledad y yo les hicimos saber que no nos gustaban, ni tampoco las devoluciones en caliente. Se lo hemos dicho a la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella. Y no cambiaremos de criterio.

Compartir el artículo

stats