Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Perspectiva de género

Más mujeres que hombres como cabezas de lista a las Corts

Las candidaturas lideradas por féminas son mayoritarias por primera vez - Los hombres copan los primeros puestos en el Congreso y el Senado

Debate de Política General en las Corts en septiembre de 2016. efe/j. c. cárdenas

La perspectiva de género aplicada a los primeros puestos en las listas valencianas a las Corts y a las Cortes Generales por parte de los distintos partidos con opción a representación (PSPV, PP, Compromís, Ciudadanos, Podemos y Vox) arroja un resultado agridulce.

Por primera vez en la historia, las mujeres que encabezan candidaturas son mayoría en las Corts Valencianes, una conquista que, sin embargo, no se ha reproducido en las candidaturas valencianas al Congreso donde ellos copan los números uno, mientras que ellas solo representan el 30 %. Además, el Senado sigue siendo un reducto masculino ya que de forma generalizada los partidos prefieren de forma aplastante que sus cabezas de cartel sean varones: catorce frente a cuatro mujeres.

Salvo Vox, a quien la Junta Electoral Provincial sacó ayer tarjeta roja por incumplir la ley de igualdad al presentar a tres candidatos varones a la Cámara Alta por la provincia de València, el resto de partidos cumplen el principio de presencia equilibrada sancionado legalmente. La ley de igualdad efectiva entre mujeres y hombres aprobada por el Gobierno de Rodríguez Zapatero en 2007 y recurrida sin éxito por el PP sancionó el principio de presencia equilibrada entre sexos, de tal manera, que en el conjunto de cada lista ninguno de los sexos puede superar el 60 %. Además, se recoge que esa misma proporción debe contemplarse en cada tramo de cinco nombres.

Desde su entrada en vigor, los partidos se han ajustado a este principio y con el paso del tiempo, tanto las Corts Valencianes como el Congreso de los diputados, han ido aumentando la presencia de mujeres. Ahora bien, ni el equilibrio ni la paridad ( es decir, el 50 %) es completa ya que en la mayoría de las instituciones (salvo comunidades que obligan a las listas cremallera) las mujeres suelen quedar más cerca del porcentaje del 40 % que del 60 %. Según datos del Instituto de la Mujer, con cifras de 2017, en el parlamento valenciano había un 44 % de mujeres. Solo en el País Vasco y Canarias ellas estaban por encima del 50 %.

Además de la composición real de los parlamentos, otra de las fugas por las que la paridad se escapa se produce en las propuestas de los partidos sobre quien debe encabezar cada lista. La ley no entra en esta cuestión. Con todo, ya las Corts de 2015 fueron bastante paritarias con un número importante de mujeres encabezando listas (nueve frente a 12 hombres contando también a EU y Vox), pero ha sido este año cuando por primera vez son mayoría. Así, diez mujeres son las cabezas visibles frente a ocho hombres. La mayoría de féminas se produce gracias a las aportaciones de Compromís, Podemos, Ciudadanos y, paradójicamente Vox. De las tres listas (una por provincia), dos están encabezadas por mujeres en estos cuatro partidos. Compromís presenta mujeres en València y Alicante; Podemos en València y Castelló; Ciudadanos en Alicante y Castelló y Vox, en Alicante y València.

En la terna del PP y PSPV, sólo hay una mujer: la candidata popular por València, Isabel Bonig, y la socialista Ana Barceló, por Alicante. Para el resto de circunscripciones, populares y socialistas presentan varones, incluido el candidato a revalidar la presidencia de la Generalitat, Ximo Puig.

La fotografía es muy distinta si el foco se pone en las Cortes Generales. En su conjunto, de los 36 cabezas de lista, 25 son hombres y once mujeres, es decir, el 30 %. La desigualdad es menor en el Congreso de los Diputados donde hay once hombres encabezando listas frente a siete mujeres, mientras que se dispara en el Senado, donde los partidos sólo han elegido a cuatro mujeres frente a 14 hombre para liderar candidaturas.

La provincia de Alicante es la que registra mayor sesgo de género. Sólo una mujer (la propuesta por Ciudadanos Marta Martín) encabeza una de las listas al Congreso, mientras que la candidata de Podemos al Senado, Asunción Villaverde, en esta provincia también tendrá confrontar solo con hombres. Lo mismo le ocurrirá en Castelló a la candidata popular Salomé Pradas. Ciudadanos es el único partido que en las tres circunscripciones ha puesto a una mujer al frente, mientras que el resto juega con la fórmula 2-1 a favor de los varones.

La paridad en el Senado

El toque de atención que la Junta Electoral Provincial de València dio ayer a Vox por incumplir la ley al presentar sólo hombres como titulares en la circunscripción de València generó un debate sobre cómo se interpreta la ley de igualdad en las listas a la Cámara Alta.

A diferencia de las listas al Congreso y a las Corts, donde aplicar el principio de presencia equilibrada es sencillo (60/40 en cada tramo de cinco y en la lista conjunta), la peculiaridad de las listas del Senado arrojó ayer dudas en el mundo académico. Para la Cámara Alta se presenta en cada provincia una lista de tres nombres (titulares) con dos suplentes cada uno. Estrictamente, no es posible aplicar el 60/40, por lo que ley habla de una composición equilibrada de mujeres y hombres, de forma que la proporción de unas y otros sea lo más cercana posible al equilibrio numérico. Para ello, se tiene en cuenta no sólo al titular, si no también a los suplentes, aunque estos no tienen casi opciones de llegar a la Cámara.

En la práctica, la realidad es que las propuestas valencianas evidencian un sesgo a favor de los hombres. Así, en la provincia de València, por ejemplo, tanto PSPV, como PP y Ciudadanos presentan dos hombres y una mujer en su terna, mientras que solo Podemos y Compromís decantan la balanza a favor de las féminas.

Compartir el artículo

stats