Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Yailin Orta: "La demonización de Cuba se desmonta viendo nuestra realidad"

Defiende que existe libertad de prensa en la isla, aunque reconoce su relación "estructural" con la política

Yailin Orta: "La demonización de Cuba se desmonta viendo nuestra realidad"

«Cuba frente a Trump: bloqueo mediático y económico», ¿qué busca exponer?

Es una realidad compleja y no es circunstancial. En 2014 se quiso normalizar las relaciones pero nunca podrán ser normales con Guantánamo y con medios como Radio Martí en Florida, ejerciendo la subversión contra Cuba con fondos americanos. Se han tensionado más por medidas que mantienen el bloqueo financiero y comercial por valor de 4.000 millones de dólares. Trump ha vuelto a activar el artículo 3 de la Ley Helms-Burton que aísla a Cuba aún más. No se aplica en la isla, pero mediáticamente genera tensiones ahora que estamos impulsando la inversión extranjera.

Trump ha tensado lo que pareció relajarse con Barack Obama.

Son harina del mismo costal. Cuando Obama quería normalizar las relaciones, declaraba que Venezuela era una amenaza a su seguridad nacional. Los americanos son los únicos que no pueden viajar a Cuba, la demonización se desmonta cuando vives nuestra realidad, pero se impide.

Dirige el diario «Granma», el órgano oficial del Partido Comunista. ¿Hay objetividad en su diario?

Nosotros tenemos un pacto con la verdad. Todo está mediado por los valores de quien escribe, por la hora en que seleccionas los contenidos para la portada y la jerarquización de los temas. Nuestra objetividad es abordar la realidad con sus contradicciones y complicaciones, pero desde la ética y la verdad.

¿Caben críticas al gobierno?

Claro, pero con un abordaje con toda la profundidad que merezca. Cuando algo funciona mal, se denuncia, y hay una respuesta institucional al día siguiente. La agenda la define la reunión con los jefes de sección. No respondemos a ningún poder financiero y el partido no revisa nada ni hay censura, solo censuro yo lo que no tiene calidad.

No responden a poderes financieros, pero, ¿a los políticos?

Depende de cómo lo entiendas. Hay una relación estructural con la política. Los políticos responden al pueblo, no a capitales financieros. Aún así, condicionamientos políticos existen en cualquier medio.

¿Es compatible ser diputada nacional y directora de un diario?

Sí, perfectamente. El parlamento representa a todos los sectores de la sociedad. Hay científicos, empresarios, amas de casa o dueños de chiringuitos de playa. Tengo la oportunidad de pulsar a la sociedad en el parlamento.

¿Hay libertad de prensa?

Claro que hay libertad de prensa en Cuba. Forma parte de lo que han vendido desde fuera. Se reconoce en el artículo 55 de la Constitución.

¿Qué ocurre con periodistas como Yoani Sánchez?

Convive en nuestra realidad con todos sus derechos y no se le ha perseguido, entra y sale cuando quiere de la isla. Es una mercenaria y busca la manera de que un gobierno extranjero gobierne nuestro destino.

Es la primera mujer que dirige «Granma», ¿existe la igualdad?

Lo que ha hecho la revolución por las mujeres es una revolución dentro de la revolución, como decía Fidel, quien desde Sierra Maestra quería que «las marianas» estuvieran organizadas. Todo ello durante un proceso cultural radicalmente machista. El género ha sido una política pública y en el parlamento, el 53 % son mujeres. Veo el debate en Argentina por el aborto mientras en Cuba es una realidad poder decidir sobre tu cuerpo. Claro, no todo es idílico y cada día la revolución tiene que plantearse nuevos desafíos.

Participó en la reforma constitucional que terminó en abril. ¿Qué avances se han aprobado?

Se han ampliado los derechos. Se permite el matrimonio homosexual, se amplían los derechos de la mujer y de los trabajadores. De hecho, los sindicatos participarán en los presupuestos generales. Hay nuevos tipos de propiedad, se reconfigura la estructura del Estado y se da más poder a los municipios, habrá un primer ministro, se limitan los mandatos a diez años y no se permitirá que los presidentes superen los 60 años cuando tomen el mando.

¿Ha habido cambios en la prensa desde Castro a Díaz Canel?

No, ha habido continuidad y respeto. Hay un acuerdo para que ningún funcionario público pueda negarle información a la prensa.

Dirigió «Juventud Rebelde», ¿aún quedan rebeldes en Cuba?

Sigue y seguirá habiendo. Va en nuestra naturaleza e idiosincrasia, entra dentro de la lógica. La revolución no es un lugar de llegada, tiene que repensarse cada día para mejorar como sociedad y Estado.

Compartir el artículo

stats