La Conselleria de Sanidad ordenó ayer confinar el municipio de Benigànim y a sus 5.841 habitantes durante las próximas dos semanas tras descontrolarse el brote detectado hace nueve días y aumentar exponencialmente el número de casos positivos por coronavirus. El Consell anunciaba a media mañana la «difícil, pero necesaria» decisión que empezó a aplicarse por la tarde una vez se publicó la resolución fundamentada en el Diario Oficial de la Generalitat y se pidió la pertinente ratificación judicial.

Benigànim, confinado durante 14 días

Benigànim, que en la práctica vuelve a una fase 0 de la desescalada algo más laxa, se convierte así en el primer municipio valenciano en confinarse después de la entrada en la «nueva normalidad» hace cuatro meses. Hasta ahora, el Consell solo había tomado medidas parciales ante el aumento de casos en la ciudad de València y que afectaban al ocio nocturno y limitaban las reuniones sociales.

Así hasta el próximo martes 15 de septiembre, nadie puede salir o entrar del municipio de la Vall d'Albaida a no ser que sea por motivos laborales o por cuestiones sanitarias o de fuerza mayor; los niños no empezarán el colegio ni abrirán las guarderías; cierran todos los bares, restaurantes y solo pueden dar servicio de recogida de comidas y también los centros de día, clubes y casinos, parques, jardines, gimnasios... Tampoco se permiten bodas, bautizos, comuniones o eventos con público invitado y solo se podrán celebrar velatorios y funerales pero con aforo restringido.

Desde la Conselleria de Sanidad justificaban ayer la decisión en el aumento «exponencial» de los nuevos positivos a raíz del brote detectado el pasado sábado 22 de agosto y que, en principio afectó a 24 personas. Hasta esa fecha, la población tenía otros tantos casos acumulados desde el inicio de la pandemia, pero el brote (detectado a partir del positivo de una trabajadora municipal confirmado el día 19) fue el detonante.

El lunes 24 de agosto se decidió hacer PCR masivas y rastrear todos los contactos de esos positivos. Durante la semana llegaron los primeros positivos secundarios al brote: otros nueve a fecha del pasado viernes 28 según la actualización de datos por municipios de Sanidad. Solo con estos 33 nuevos casos en una semana, la incidencia acumulada se había disparado a 924 casos por 100.000 habitantes, cuando a principios de agosto estaba en 239. Según esa última actualización del viernes, Benigànim era, tras Banyeres de Mariola el segundo municipio con una incidencia acumulada de PCR+ de los últimos 14 días más alta: 594 y 530 casos por 100.000 habitantes respectivamente.

El doble de casos de coronavirus cada semana

Las cifras, sin embargo, no son las definitivas y no será hasta mañana cuando se conozca realmente el impacto de hasta dónde ha crecido el brote. Según fuentes municipales, de las pruebas masivas llevadas a cabo durante la semana pasada aún quedan por sumar al menos medio centenar de nuevos contagiados, lo que haría dispararse la gráfica. De ser así, los contagios se estarían duplicando cada siete días.

Sanidad no quiso concretar ayer, sin embargo, cuál era la cifra total de nuevos afectados en el municipio ni tampoco la incidencia acumulada total. Tan solo confirmaron el aumento exponencial de casos, «muy superior al esperado» y que se había pasado «de una incidencia acumulada de 34,24 por 100.000 habitantes en la semana que finalizó el 16 de agosto, a una incidencia de 994,46 en los últimos 7 días».

Este aumento exponencial es solo la consecuencia de haber perdido la trazabilidad de los contagios, tal como ayer reconocían desde la Conselleria de Sanidad. Es decir, hay transmisión comunitaria sostenida lo que significa que el virus está circulando por el municipio y es imposible saber en qué momento se ha contagiado cada nuevo positivo. El brote ya ha dejado de ser algo aislado y estar controlado, de ahí la medida extrema del confinamiento.

Desde Sanidad tampoco concretaron ayer para cuándo esperan la incorporación de los 150 rastreadores del Ejército ofrecidos por el Gobierno y si una parte se destinarán a Benigànim para hacer seguimiento de la situación.

Es la primera vez que se toma este tipo de medida en la nueva normalidad valenciana pero puede que no sea la última. Así lo advirtió ayer el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en una entrevista en la Cadena Ser. Según Puig «si es necesario, hay que aplicar todas las medidas» para «evitar al máximo los contagios (...) que se pueden producir». Según el presidente, la decisión se había tomado viendo la evolución de los contagios y antes de llegar a una situación de «gravedad». «Tampoco es que haya una gravedad enorme pero antes de llegar esa gravedad lo que tenemos que intentar es paliar los contagios e intentar minimizarlos», insistió.

Por su parte, la consellera de Sanidad, Ana Barceló, aseguró que la decisión era «difícil pero necesaria» y agradeció «la colaboración permanente prestada por la alcaldesa de la ciudad» al tiempo que pedía la «máxima colaboración por parte de la ciudadanía».