Después de cuatro semanas seguidas de aumento sostenido de contagios de coronavirus en la Comunitat Valenciana, la escalada parece haberse frenado, por fin. Al menos, los positivos notificados ayer, 1.908, se mantuvieron por debajo de 2.000 al igual que los del martes, toda una novedad después de que la semana pasada se registraran tres días con registros por encima de los 2.100 y un cuarto rozando los 2.000 con el récord de 2.341 positivos en 24 horas de la nueva normalidad marcado el pasado martes.

Pese a esta mejoría, la situación de la pandemia es tal que el Consell prefiere apostar por imponer cierres y medidas contra la Covid durante la Navidad 2020 en la Comunitat Valenciana a fin de frenar el avance de la epidemia. De hecho, las restricciones para la Navidad 2020 podrían marcar las próximas fiestas navideñas, que podrían ver como se mantienen las medidas contra el coronavirus.

La cifra de contagios detectados apuntaría a que, efectivamente y tal como aseguró la consellera de Sanidad, Ana Barceló, el pasado martes, se estaría llegando al pico de la curva y a ese esperado «aplanamiento» que debe de conducir a una bajada progresiva de contagios. 

Pero mientras termine de producirse ese esperado descenso, hay parámetros que seguirán todavía varias semanas altos, sobre todo el de muertes, que es el que va a reflejar durante más tiempo este pico de transmisión del virus sin control por todo el territorio valenciano. Así, ayer se volvieron a registrar 29 víctimas mortales -cuatro de ellos eran residentes- lo que aumenta hasta los 2.136 los fallecidos «oficiales» por covid-19 en la Comunitat Valenciana. 

Para poner en contexto el impacto de esta segunda ola solo hay que observar una cifra: del total de fallecidos, un 24,7 % se han registrado entre el mes de septiembre, octubre y el de noviembre, es decir, una de cada cuatro muertes en pandemia ha sido en la segunda ola.

Sube la presión hospitalaria

La cifra de víctimas seguirá subiendo, además a un ritmo alto durante las próximas semanas. Solo hay que mirar a las cifras de hospitalizados que, aunque a ritmo menor, siguen subiendo. Ayer repuntó otra vez el número de personas ingresadas, son 1.634 en toda la Comunitat Valenciana, 16 más que un día antes. Este parámetro fluctúa bastante ya que, en contra de la primera ola y pese a que más de 200 personas necesitan ingresar en hospitales a diario, se ha avanzado en el tratamiento de los enfermos y su paso por los hospitales es más breve. 

El problema llega cuando crece el número de pacientes en alguna UCI. Esta cifra es más difícil y lleva más tiempo que baje y, por ahora, sigue subiendo: ayer eran 285 las personas en las unidades de cuidados intensivos.

Por otra parte, ayer había 85 residencias de mayores con algún caso positivo (dos menos que el martes) pero una más se encuentra intervenida por Sanidad y son 17 tras añadirse una más en Alicante. Ayer se registraron además 27 positivos entre residentes y 12 entre trabajadores y otros 70 brotes.