José Luis Jiménez, el profesor español de la Universidad de Colorado que está considerado como uno de los mayores expertos mundiales en aerosoles y que hace unos meses desveló la importancia de mascarilla para evitar contagiarse de covid, ha desvelado que hasta el 59 % de los contagios son obra de personas infectadas de coronavirus pero asintomáticas. "No tosen ni estornudan", dice el especialista, pero "producen gotitas" en las que el virus está presente y que actúan como vía de transmisión hacia otras personas. Al no tener síntomas, añade, "siguen con su vida" y, mientras, "producen montones de aerosoles hablando" o con cualquier otro aspecto de su vida cotidiana que se dispersan y multiplican los contagios.

Contagio del coronavirus por aerosoles: la vía dominante

El descubrimiento se ha realizado por parte de un equipo multidisciplinar en el que participa el español y que respalda la importancia de los aerosoles en la transmisión del coronavirus. El informe ha sido publicado en la prestigiosa revista científica 'The Lancet' y en él se pone de manifiesto que apenas existen evidencias que demuestren un papel predominante de otra vía de transmisión diferente a los aerosoles. Jiménez incluso afirma que él duda de que haya siquiera otra ruta importante de contagio más allá del que se produce por vía aérea.

De hecho, agrega, son escasas las evidencias de que se produzcan nuevos casos de coronavirus por el contacto con superficies en las que se haya depositado el virus. Por eso, insiste, es necesario centrar los esfuerzos en luchar contra el virus en la renovación del aire o ventilación de espacios cerrados y no en la desinfección de superficies.

En este sentido, el estudio en el que participa José Luis Jiménez detalla que la transmisión por aerosoles explicaría por qué durante la pandemia numerosos sanitarios se contagiaron de covid-19 pese a protegerse del contacto con personas infectadas e incluso portar protecciones contra las microgotas que estas expulsaban tanto en manos como en mucosas.

Mascarillas: Un vídeo muestra cómo nos contagiamos aun llevando FFP2 o quirúrgicas Philomean Bluyssen