Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig busca afianzar con Iceta su papel de referente de la estrategia federalista

El jefe del Consell pide al ministro dar estructura estable a las actuales reuniones sectoriales con las autonomías y a la conferencia de presidentes

Miquel Iceta y Ximo Puig, ayer, en la sede de Política Territorial en Madrid. | LEVANTE-EMV

Miquel Iceta, primer secretario del socialismo catalán (PSC) y ahora ministro de Política Territorial y Función Pública, es un federalista convencido. Es además uno de los dirigentes socialistas más próximos a Ximo Puig. Ambos se vieron ayer en sede ministerial en el segundo viaje a Madrid en pocas semanas del jefe del Consell para reunirse con miembros del Gobierno (el 17 de marzo se vio con la titular de Hacienda, María Jesús Montero).

No fue una reunión larga (unos 35 minutos). Ni se produjeron grandes resultados: no hubo anuncios de grandes acuerdos. Lo que importa por tanto es la escena, el qué y el cómo. Hablaron fundamentalmente de federalismo, asunto que une al ministro y al president valenciano, que en sus seis años al frente del Botànic se ha labrado una posición de referente entre los barones territoriales. El Consell, en este sentido, fue el primer gobierno autonómico en aprobar una propuesta propia de reforma de la Constitución en clave federal.

El encuentro con Iceta afianza ese papel de Puig. Se verá reforzado aún más en las próximas semanas con una visita del ministro a la Comunitat Valenciana para profundizar en la estrategia de la cogobernanza con las autonomías. Para entonces es posible que sí haya algún anuncio en este sentido.

De momento, Puig planteó ayer a Iceta algunas peticiones, que cobran especial significado cuando el próximo 9 de mayo decae el estado de alarma y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha insistido en que no se prorrogará. Tienen que ver con los órganos de comunicación y cooperación institucional que han cobrado relevancia durante la gestión de la pandemia.

Puig, según sus palabras a la salida de la reunión, planteó al ministro catalán un marco estable de cogobernanza que pasa por la necesidad de estructurar las reuniones sectoriales (sanidad, servicios sociales), que han funcionado periódicamente durante el último años, y la conferencia de presidentes autonómicos. Esta fue de sesión semanal durante los momentos más duros de la primera ola, pero no se convoca desde finales de octubre. Tampoco la finalización del estado de alarma ha llevado al Gobierno a organizar un nuevo encuentro ahora. Hubiera coincidido, eso sí, con el tramo final de la campaña de las elecciones autonómicas de Madrid. Razones había de sobra no obstante para su convocatoria, como varios presidentes de distintos partidos han subrayado en las últimas semanas.

Puig reivindicó el papel de las comisiones sectoriales y las conferencias de presidentes para que Gobierno central y autonomías puedan «trabajar juntos para solucionar problemas» en busca de la «máxima eficiencia».

El jefe del Consell apeló ante Iceta sobre profundizar en el «espíritu federal» para hacer cada vez más visible la pluralidad real de España. Ese debe ser el objetivo de la próxima visita de Miquel Iceta a la Comunitat Valenciana. Está encima de la mesa que se haga coincidir con una reunión interterritorial de Sanidad. Puig incidió en la oportunidad de «establecer una estrategia común para que la ‘España de las Españas’ sea cada vez más real».

Por otra parte, Puig compartió la necesidad de reducir la temporalidad en la Función Pública. Iceta ha dicho que en tres años quiere que no haya interinos. Para ello Puig trasladó la necesidad de eliminar las tasas de reposición.

Compartir el artículo

stats