Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Anaya y Mazón pasan el corte para la pelea del PP con el alicantino de favorito

El presidente de la diputación arrasa con casi 12.000 avales y el alcalde de Ayora, con doscientos, denuncia presiones del aparato del partido

Anaya y Mazón pasan el corte para la pelea del PP con el alicantino de favorito

Anaya y Mazón pasan el corte para la pelea del PP con el alicantino de favorito

Un congreso regional, dos precandidatos. El PPCV ha proclamado este viernes al alcalde de Ayora, José Vicente Anaya, y al presidente de la Diputación de Alicante, precandidatos de cara al proceso interno que debe culminar el 3 de julio y que, salvo sorpresa mayúscula, convertirá al alicantino en el nuevo presidente de la organización territorial en sustitución de Isabel Bonig. Esta última renunció a pelear el puesto después de que el presidente del PP, Pablo Casado, le comunicara que su preferencia era Mazón.

El alcalde de Ayora, José Vicente Anaya, en cambio, decidió seguir adelante y ayer presentó los avales para pasar el primer corte y seguir en el proceso. Registró unos 200 y el comité organizador del congreso dio por válidos al menos 95, suficientes para ser precandidato.

Por su parte, el candidato señalado por la dirección nacional registró en la sede más 11.800 avales (1.200 de la ciudad de València), una cantidad más que suficiente, incluso sorprendente ya que el censo de votantes con derecho a voto (es decir, con la cuota saldada en el último año) probablemente no alcance esa cifra. Bonig hace cuatro años reunió 7.200 avales, muchos menos de los votos que luego recibió. José Luis Bayó, el tercer aspirante registró sus avales por la tarde, pero no pasó el corte y se queda fuera de la carrera.

La distribución de fuerzas evidencia que Anaya no tiene opciones de pasar la segunda prueba de fuego: la doble urna que, en caso de llegar a la votación, elegiría entre los precandidatos y los compromisarios. Todo apunta, no obstante, que no se llegará a la votación, aunque el alcalde de Ayora ha decidido tomarse el fin de semana para meditar sobre si se retira, o, por el contrario, fuerza la votación, aún a sabiendas de que no puede ganarla.

La campaña interna empieza este mismo sábado y se prolongará quince días, pero está por ver si a Anaya le acompañan las fuerzas. De hecho, ya en el momento del registro de los avales, confesó las dificultades que había tenido para recoger los avales y denunció presiones y amenazas del aparato del partido a cargos y militantes. Según su versión en el transcurso de esta semana, algunos afiliados le habían confesado que no le avalaban por temor a represalias. Otros le habrían pedido que, a ser posible, no usara su aval. Anaya pidió juego limpio y evitar tarjetas rojas, pero, pese a su protesta, mantuvo que está abierto a la negociación.

Demostración de fuerza

De hecho, esta puerta estaría ya medio abierta y no es descartable que a principios de semana ambos equipos reinicien los contactos para pactar una candidatura única. En principio, ni Anaya ni el alcalde de Alfafar, Juan Ramón Adsuara, han pedido figurar en la ejecutiva de Mazón quien, además, tampoco tenía intención de dar un puesto destacado a ninguno de ellos.

Mazón acudió a la sede del PP casi al cierre del plazo cargado de avales y rodeado de su equipo. Una demostración de fuerza con la que el futuro líder quiere enviar el mensaje de que su candidatura ha logrado gran aceptación entre la militancia y los principales referentes del PPCV. Agradeció el apoyo y aseguró que existen vientos de cambio en la Comunitat.

Compartir el artículo

stats