Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Archivan el caso de un hombre que murió "olvidado" en un centro de salud

La familia no entiende cómo se cierra el ambulatorio sin revisar que no hay nadie dentro

Ana Menchón muestra fotografías y la documentación judicial del caso de su marido, José Sánchez. | FRANCISCO CALABUIG

José Sánchez acudió el 1 de julio de 2019 por la mañana al centro de salud de Camporrobles porque no se encontraba bien. Y allí, en el aseo del ambulatorio, cuatro horas después, lo encontró muerto en el suelo la mujer que limpia las dependencias. Ella fue la que avisó a la Guardia Civil de que había encontrado un cadáver en el suelo del cuarto de baño del centro de salud. La mujer llamó a las 18 horas. La autopsia certifica la hora del fallecimiento a las 14.30 horas.

Se desconoce a qué hora llegó el hombre al centro, aunque la familia asegura que «fue por la mañana y a las 13.30 horas quien allí estuviera se fue y cerró el ambulatorio sin asegurarse de que las instalaciones estaban vacías. No comprobó nada y dejó allí tirado a mi marido, que a saber lo que pasó o sintió. Viviremos el resto de la vida con la duda de qué hubiera pasado si lo hubieran atendido o hubiera recibido asistencia médica», explica Ana Menchón, su mujer.

Cuando ocurrieron los hechos, los agentes de la Guardia Civil instaron a la familia a interponer una denuncia. Lo hicieron en el juzgado, dos días después, de la mano de un abogado que exigió -según consta en la denuncia- «responsabilidades penales por negligencia del personal sanitario adscrito al centro de salud de Camporrobles y falta de atención por parte del personal sanitario» ya que el hombre acudió al ambulatorio «para ser atendido por el médico, no recibiendo ningún tipo de atención ni asistencia facultativa, falleciendo en el propio centro de salud a las 14.30 horas, siendo encontrado el cadáver en el establecimiento casi 4 horas después por una empleada de la limpieza».

La denuncia concluye que el fallecimiento «bien pudiera haberse evitado si hubiera recibido la oportuna atención médica en el propio centro médico en el que se encontraba».

Sin juicio tres años después

Sin embargo, tres años después no se ha celebrado ni juicio porque el caso está sobreseído. El archivo se le notificó a la familia el pasado 4 de junio de 2021 por parte del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Requena al «acordar el sobreseimiento provisional» por las conclusiones del informe forense que asegura que «fue una muerte natural, que la causa inmediata fue una parada cardiorrespiratoria y que la fundamental fue una leucemia» por lo que la muerte «deriva de la propia patología del fallecido». La familia no lo entiende y, tras reunir la documentación, busca abogado que quiera continuar con el procedimiento ya que «no podemos comprender que no haya repercusión para nadie».

Y añade: «El centro de salud es pequeño, la empleada de la limpieza entra en el baño porque oye el grifo abierto y ve luz y ni tan siquiera hemos podido saber qué facultativo estaba trabajando o cómo puede ser que cierren el ambulatorio a las 13.30 horas sin revisar nada, sin cerciorarse que no hay nadie». Ana, su mujer, está indignada. Pero a Raquel, su hija, se le revuelve cuerpo conforme se acerca el 1 de julio.

Sin ningún tipo de atención

«El juez dice que es muerte natural y no se lo niego. No ha sido asesinado, pero murió después de que cerrasen el ambulatorio. Le negaron unos primeros auxilios básicos y lo dejaron dentro y solo, sin ningún tipo de atención. Cerraron el ambulatorio sin revisar nada y no son unas instalaciones gigantes», asegura.

La hija cree que solo había una médica, aunque lamenta que no han conseguido saber quién era. «No lo entiendo. Nos sentimos impotentes y es muy injusto que un juez considere que aquí no ha pasado nada. Mi padre va al médico porque no se encuentra bien, no lo atiendes, cierras el ambulatorio y lo dejas dentro, encerrado. Muere solo, tirado en el suelo y aquí no ha pasado nada».

Ana, su madre, apunta: «Me gustaría saber qué le pasaría al dueño de un bar si no revisa los baños, deja encerrada a una persona y cuando vuelve abrir el local la encuentra muerta en el baño».

Compartir el artículo

stats