Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva marca del Bloc integra a independientes y gana peso en Compromís

Més amplía su influencia con un goteo de incorporaciones de cargos tras su refundación entre los que destacan los diputados Josep Nadal y Graciela Ferrer

Imagen del congreso del Bloc en Feria València

La refundación del Bloc bajo las siglas Més-Compromís está propiciando un goteo continuo de nuevas incorporaciones de cargos que hasta ahora habían preferido mantenerse al margen de las diferentes siglas que integran la coalición. La formación de base valencianista acaba de sumar como nuevos militantes a los dos únicos diputados no adscritos a ningún partido en concreto dentro del grupo parlamentario de Compromís en las Corts: Josep Nadal y Graciela Ferrer han expresado su voluntad de formar parte de la nueva plataforma apelando al giro emprendido hacia una mirada más transversal e integradora.

Pero el movimiento anunciado ayer por Més tiene una lectura simbólica en el siempre complicado equilibrio de poderes entre las tres patas que forman la coalición, puesto que refuerza la posición de la nueva marca del Bloc y el mensaje de integración y apertura del partido por el que apuesta la cúpula valencianista para ampliar su influencia.

Més-Compromís saca pecho al ganar militantes relevantes en medio de un clima de paz posterior al congreso, que contrasta con los últimos acontecimientos en Iniciativa y Els Verds-Equo, donde se ha vivido la aparición de corrientes críticas internas y la dimisión de destacados dirigentes. Tanto la refundación como la OPA de Més para captar independientes no deja de suscitar ciertos recelos entre sus socios en pleno debate sobre el futuro de la coalición y su estrategia de alianzas, con la preocupación siempre presente por no quedar desdibujados y por no perder peso en la entente.

Once diputados y más alcaldes

Més-Compromís reunió al grupo parlamentario y tanteó a Nadal y Ferrer -hasta ahora militantes exclusivamente de la coalición- que aceptaron pasar a formar parte de la vida orgánica del partido. Con ellos, Més suma 11 diputados en las Corts frente a los 4 adscritos a Iniciativa y los dos de Els Verds-Equo.

Ya a principios de julio, tras el cónclave de refundación que revalidó a Àgueda Micó como secretaria general, media docena de alcaldes de la Ribera, la Safor-Valldigna y El Comtat que se habían mantenido independientes y reacios a militar en el Bloc comunicaron su intención de engrosar las filas de Més-Compromís.

Entre ellos destaca la figura de Diego Gómez, alcalde de Alzira, vicepresidente en la Federación Valenciana de Municipios y Provincias y cabeza visible de un movimiento interno que en 2019, bajo la plataforma Gent de Compromís, atacó a la falta de democracia interna y de integración de los independientes en la coalición. Los miembros de Gent de Compromís reclamaban una organización global, diversa e integradora más allá de las diferencias entre partidos. Ahora, el trasvase de antiguos cargos de la desaparecida plataforma (los últimos son Josep Nadal y Graciela Ferrar, diputados desde 2015) a Més-Compromís está siendo continuo, incluyendo concejales y alcaldes de diferentes partes del territorio. Aunque el parón del verano ha supuesto un descanso, fuentes de la formación señalan que semanalmente se producen contactos de nuevas incorporaciones, sobre todo de personas vinculadas a la coalición que no querían formar parte de ninguna de sus patas y que ahora han decidido militar en el nuevo proyecto. «Es una tendencia que ya se observaba con anterioridad y que se ha acentuado con la refundación», señalan.

La corriente crítica nacida antes del verano en el seno de Iniciativa defiende trabajar para que Compromís se convierta en un partido único o en una federación, lo que siempre ha encontrado reticencias en la cúpula de Iniciativa, frente a la actual fórmula de alianzas electorales entre los tres partidos aliados. En un futuro próximo, la coalición deberá volver a decidir si concurre a los comicios con otras fuerzas como Podemos o Más Madrid, un debate que siempre ha generado tensiones entre el antiguo Bloc e Iniciativa.

La mirada transversal, clave para la entrada de los diputados

Los dos diputados que han dado el salto a las filas de Més-Compromís justifican su decisión apelando al nuevo rumbo que ha adoptado el antiguo Bloc tras su congreso de refundación y hacen hincapié en la necesidad de «contribuir a fortalecer el espacio del valencianismo político», arraigado al territorio, con una mirada «transversal e integradora» en la que ponen mucho el foco. Josep Nadal, además, asegura haberse dado cuenta de la importancia de complementar el trabajo en las Corts con el de una organización «que se capilarice en los pueblos y barrios».

Compartir el artículo

stats