Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unides Podem llama a "desdramatizar" las diferencias en el Botànic

Lima defiende la tasa turística y propone una ley de salud mental y un registro de viviendas vacías

La síndica de Unides Podem, Pilar Lima, interviene en el pleno de las Corts.

Diferencias sí, pero sin dramas. Es el llamado de la síndica de Unides Podem, Pilar Lima, durante su intervención en el Debate de Política General a sus socios de gobierno autonómico, una petición, la de "desdramatizar las diferencias", que suena entre la terapia, el aviso y la bronca tras semanas de creciente tensión entre las tres patas del ejecutivo y todavía con el cuadro de los presupuestos sin acabar de pintar.

"El drama nunca es la diferencia o la diversidad, el drama sería no ser capaces de llegar a acuerdos", ha asegurado Lima quien ha defendido que lo que le falta al Botànic es "una oposición de verdad". Nada mejor que un enemigo común para aunar fuerzas en el "somos un solo gobierno", eso sí, un "gobierno de coalición" y que este fue elegido "por la voluntad popular". Y en ese proceso de desdramatizar los choques ha estado la puesta en valor de lo realizado por el Consell tripartito y, por supuesto, la puesta en escena de esas diferencias que son las que acaban permitiendo llenar de votos las urnas y de escaños de cada una de las formaciones.

Así, Lima ha insistido en la necesidad de aplicar una tasa turística, de la que ha asegurado que es "de consenso internacional", que permitirá la recaudación de impuestos para poner en marcha medidas que fomenten el alquiler asequible para jóvenes y la sostenibilidad medioambiental. También ha reforzado con un "de una maldita vez" la petición hacia el Partido Socialista de una Ley de vivienda estatal con fin de los desahucios y regulación de precios máximos de alquiler.

La también secretaria general de Podem ha remarcado la importancia de tomar medidas hacia la juventud, embutida entre dos crisis; ha anunciado una Ley de Salud Mental para que esta "deje de ser un tabú y se convierta en un derecho irreversible", ha señalado el impulso de la Agencia Valenciana de la Energía para "bajar el precio abusivo de la luz", crear un registro de viviendas vacías y ha propuesto un plan de retorno de valencianos y valencianas que se marcharon como consecuencia de las vicisitudes económicas.

En esa muestra de las diferencias, Lima ha aprovechado para separarse de la propuesta del otro gran competidor, invisible en la Comunitat Valenciana, de la hegemonía a la izquierda del Partido Socialista: Íñigo Errejón. Así, ha criticado la propuesta estrella del diputado coaligado con Compromís (sin mencionarlo) de bajar la jornada laboral a cuatro días al asegurar que "La necesaria reducción de la jornada laboral debe enfocarse desde la disminución de las horas diarias y no en los días semanales, porque tiene que ser en favor de la conciliación, porque el tiempo de trabajo debe ser compatible con la vida y los salarios deben dar la oportunidad de acceder a una vivienda digna. 

Por último, ha enarbolado la demanda de un cambio de modelo de financiación presumiendo de las palabras de la jefa de filas estatal, Yolanda Díaz, quien defendió que la Comunitat Valenciana era la peor financiada y que era urgente cambiarlo. A Díaz la ha vuelto a citar (se nota que es un valor en alza en las opiniones ciudadanas) para destacar el papel de la sociedad civil.

Compartir el artículo

stats