Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las universidades piden a los colegios mayores mantener los protocolos

La UV y la UPV apelan a la prudencia para evitar macrobrotes como los detectados hace un año

Realización de PCR que se organizó en la UPV, en 2020. | DANIEL TORTAJADA

Las universidades públicas de València han pedido a los colegios mayores y residencias universitarias en las que se aloja su alumnado que, a pesar de la mejora de la evolución de la pandemia, no bajen la guardia ante el virus. Así, tanto la Universitat Politècnica de València (UPV) como la Universitat de València (UV) han trasladado a estos centros que mantengan la prudencia y los protocolos para evitar los contagios entre los colegiales dentro de sus instalaciones. Una situación que, de darse, posteriormente tiene consecuencias en las clases de las facultades, como ya ocurrió el curso pasado.

Fuentes de la UV afirman que han pedido a la decena de residencias universitarias y colegios mayores adscritos a sus campus que «mantengan y extremen las medidas de seguridad y control» ante el coronavirus. Si bien la evolución de la pandemia es favorable y el alumnado universitario está en buena parte vacunado —igual que el profesorado—, la UV ha trasladado a las residencias que «mantengan y controlen» el respeto por las medidas anticovid en sus instalaciones.

Mensaje similar lanzan desde la UPV, que también vela porque se respeten las normas en las residencias, igual que hacen los campus universitarios. «Les hemos pedido que se mantengan vigilantes en las medidas sanitarias y que evitemos incidentes desagradables como los del año pasado», apunta José Francisco Montserrat, vicerrector de Comunicación de la UPV.

No se han reportado incidencias

Cabe recordar que los próximos días se cumplirá un año del macrobrote que se originó en el Colegio Mayor Galileo Galilei, que se descubrió tras la celebración de varias fiestas no autorizadas y contra las que no se intervino, en las que los estudiantes celebraban la vuelta a las clases sin mascarillas ni distancia interpersonal.

Este macrobrote —uno de los más grandes registrados en España—, se saldó con más de 160 contagiados; unos 700 jóvenes cribados; y la mayoría de ellos confinados en el colegio mayor; además de la suspensión durante 15 días de las clases en el Campus de Vera, lo que afectó a 25.000 estudiantes. Posteriormente, también se detectaron otros brotes, como el del Colegio Mayor Ausiàs March. Ahora, aunque con la vuelta de los universitarios y el levantamiento del toque de queda se han registrado botellones en València, pero por lo que respecta a residencias y colegios mayores, el vicerrector de la UPV apunta que, «en general las medidas se cumplen muy satisfactoriamente» y «no se ha reportado ninguna incidencia».

Por su parte, la Conselleria de Universidades recuerda que las residencias pueden mantener abiertas las zonas comunes con un 50 % de aforo, garantizando la distancia social y las medidas de higiene; pero no ofrecer servicios de buffet. En el caso de que los colegiales compartan, por ejemplo, la cocina, no deberán usarlas al mismo tiempo que los de otras habitaciones, y tendrán que desinfectar estos espacio si hay diferentes «grupos de pernocta».

Compartir el artículo

stats