Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cs enarbola la centralidad y la moderación para distanciarse del PP

Merino busca un espacio entre el «mundo feliz» de Puig y el «apocalipsis» que dibuja Catalá

La síndica de Ciudadanos, Ruth Merino, ayer durante su intervención en el pleno de las Corts. | LEVANTE-EMV

Ciudadanos trata de mantener un hueco en la política valenciana con un discurso moderado, liberal, propositivo y lejos del histrionismo de su anterior líder, Toni Cantó. Su espacio ha quedado diezmado y el crecimiento del PP amenaza su supervivencia.

Así, la portavoz, Ruth Merino, criticó ayer parte de la gestión del Consell, pero también lanzó andanadas al PP al reclamar una rebaja de impuestos «creíble» para remarcar centralidad. Según Merino, lo eficaz para recaudar más es frenar la economía sumergida. También se desmarcó de los populares al alejarse del modo ‘adelanto electoral’ en el que está el PP de Mazón. Así, Merino situó a su partido entre el «apocalipsis» que dibujó el PP en la oposición y el «mundo feliz» del jefe del Consell.

La síndica añadió que el papel de Cs es criticar lo que no va bien y por eso acusó al Consell de «improvisación y falta de planificación» para frenar los efectos de la pandemia. Y aludió al aumento de las listas de espera y a la precariedad laboral entre el personal sanitario, además de pedir mayor espacio para la colaboración público-privada que, según Cs, el tripartito ha denostado «por sectarismo». «Han puesto palos en las ruedas en el momento más inoportuno a un sistema que se ha demostrado eficaz, el de la colaboración público-privada», añadió.

También señaló que el Consell ha «racaneado» en ayudas y reclamó a Puig la destitución de la vicepresidenta, Mónica Oltra, por la sentencia de la menor que ha acabado con su exmarido condenado. Merino reiteró que en la Comunitat Valenciana existe imposición lingüística y criticó que el PP abonara antes ese terreno.

«Desprecio en financiación»

La síndica de Ciudadanos habló de «desprecio insoportable en financiación» y pidió a Puig que se plante en el «despacho de su jefe». Merino reclamó al PSPV que se aleje de los radicalismos de sus socios, Compromís y Unides Podem, y reivindicó que en su partido liberal caben quienes apoyan la eutanasia o el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero también aquellos que no están dispuestos a tolerar más concesiones a los nacionalismos.

Compartir el artículo

stats