Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hacienda descarta aprobar ya la tasa turística pese a la presión de los socios

Soler: «Sería una imprudencia»

El conseller de Hacienda,Vicent Soler, ayer en las Corts. i.caballer

La negociación sobre la implantación de un impuesto valenciano a las pernoctaciones turísticas sigue bloqueada. Si el cómo separa a los socios, ya que Compromís y Unides Podem quieren que el tributo sea de ámbito autonómico y el PSPV solo lo acepta municipal y voluntario, el cuándo tampoco acerca las posiciones.

La Conselleria de Hacienda descarta una aplicación inmediata mientras los socios del PSPV en el Botànic, Compromís y Unides Podem, fijan la entrada en vigor a finales de 2022 o principios de 2023, lo que obligaría a agilizar los plazos, algo que rechaza Hacienda. En el departamento que dirige Vicent Soler, consideran que no se dan las condiciones en este momento. Al menos hasta que la recuperación del sector turístico se haya completado.

Tampoco el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha aflojado su posición y considera que lo que hay que hacer ahora es consolidar la vuelta a la normalidad.

Pero los socios mantienen la presión. De hecho, la tasa turística es una de sus banderas. Unides Podem la quiere lo más pronto posible y Compromís defiende aplicarla ya el próximo ejercicio. Las posiciones del PSPV son distintas en València ciudad, donde sí aceptan ese tributo, pero no en el ámbito autonómico.

Requiere un análisis minucioso

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, asegura que cualquier medida tributaria que pueda afectar a la competitividad de un sector clave como el turismo requiere un análisis minucioso para no entorpecer la recuperación. Por ello rechaza la aplicación inmediata que supondría una carga a un sector económico estratégico y el más castigado con diferencia de la economía valenciana. Soler añade que las decisiones del Consell son consensuadas y tienen en cuenta a los expertos y anuncia que habrá debate parlamentario en materia fiscal.

Según el conseller, un impuesto de carácter autonómico sería una decisión imprudente y precipitada porque ni cuenta con el aval del sector ni se ha estudiado aún de forma minuciosa.

El debate está en los tiempos

En cambio, la síndica adjunta de Compromís, Aitana Mas, señala que la coalición ya ha planteado que se tenga este debate en el seno de la comisión política que negocia los presupuestos de 2022, que, según dijo ayer, llegarán el 29 de octubre a las Corts y añade que esperan una respuesta del resto de grupos del Botànic.

En su opinión, el debate no está en el propio impuesto sino en los tiempos y la forma y cree que ahora es el momento propicio para que todo el mundo esté cómodo con su aplicación, que sitúa a final de 2022 o principios de 2023.

Para la síndica de Unides Podem, Pilar Lima, la tasa turística no puede esperar más tiempo y debe aplicarse en el ámbito autonómico. Sobre fechas, Lima habla de aplicarla lo antes posible, de pasar de las palabras a los hechos y de recaudar ya unos fondos que pueden ir a vivienda para jóvenes.

Compartir el artículo

stats