Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La última oferta para traer la Copa del América implica 336 millones

All Spain apremia a las instituciones a contestar

Ambiente en València en 2010 durante la Copa del América. m,a.montesinos

La 37 edición de la Copa del América, a celebrar en 2024, continúa sobrevolando sobre València. El primer intento, impulsado por los responsables del Club Náutico de València, quedó abortado al no contar con el apoyo de las instituciones valencianas. Entonces, a mediados de septiembre, la organización (Team New Zealand) decidió prorrogar los plazos a la vista de los problemas económicos de más de una posible sede. Ahora ha surgido una nueva candidatura, bajo la marca All Spain, que vuelve a poner en liza la base de la Marina de València, pero esta vez como representante de un proyecto español, de país, no solo de ciudad o comunidad autonómica.

El armazón de la propuesta es diferente, pero el obstáculo es el mismo: la desconfianza de las instituciones valencianas con un proyecto muy ligado simbólicamente a la etapa de Francisco Camps y los grandes eventos. Hace solo unas semanas que el Gobierno asumió presupuestariamente los últimos 300 millones de la deuda de la Marina. El coste de la edición número 32, la de 2007, fue de 843 millones.

El proyecto de negocio presentado por All Spain implica ahora unos costes de 336 millones, según la información a la que ha tenido acceso este diario y confirmada por el grupo empresarial.

La cifra es considerablemente superior a la que calculaba la primera propuesta, la que incluía al Club Náutico (entre 76,5 y 81,5 millones), pero con la diferencia de que esta última contemplaba una aportación pública que podía ser de más de 32 millones. Ahora, los empresarios detrás de All Spain sostienen que es una iniciativa 100 % privada, que no implica ninguna aportación económica de las instituciones valencianas y que los riesgos de posibles pérdidas los asumen enteramente los promotores. Así lo explica a este diario, Pablo Beltrán, de la firma KPI360, una de las tres que ha presentado la candidatura. Las otras dos son Kauffmann & Partners y HM Value. «Lo único que se pide a la Generalitat y al Ayuntamiento de València es una acción de apoyo, no una garantía económica», señaló. Es una diferencia también con el primer proyecto, que requería un aval financiero de las administraciones ante Team New Zealand.

La Generalitat, sin embargo, continúa resistiéndose a respaldar la iniciativa, ya que considera que falta información económica para asegurar su solvencia, precisan fuentes del Consell. Añaden no tener problema, como en cualquier inversión privada, siempre que se garantice totalmente que no supondrá perjuicio a las arcas públicas.

All Spain ha presentado cartas de interés de patrocinio de tres empresas importantes, pero sin cifras concretas. La firma asegura que tiene otras 16, pero que ninguna compañía ofrece un compromiso seguro mientras no exista algo firme que patrocinar.

El plan de negocio de esta candidatura contempla 160 millones de patrocinadores y 150 millones de fondos de la Unión Europea. Beltrán afirma que acudirán a ellos como cualquier empresa, sin mediación de las instituciones valencianas. Y apremia a la Generalitat a responder, porque el 31 de marzo es cuando se designará la sede, lo que obliga a «tener todo el proyecto cerrado» en enero. Y queda «mucho por hacer».

Compartir el artículo

stats