Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguel Polo: "Hay que regular la demanda de agua, no cubrir todas las peticiones"

Miguel Polo señala como gran problema la presencia de especies exóticas invasoras en los cauces Defiende que la nueva planificación hidrológica es realista con los recursos hídricos y económicos

«Hay que regular la demanda de agua, no cubrir todas las peticiones»

Los alcaldes le piden año tras año a la Confederación del Júcar que limpie los cauces, especialmente en épocas de fuertes lluvias. Usted sostiene que es mejor mantener la vegetación.

Sí, porque el efecto devastador de las aguas aumenta en el momento en que no hay cubierta vegetal. En el libro La Metamorfosis del río Turia en València, de Iván Portugués Mollá, se explica la génesis de las torrenciales avenidas en la demarcación.

Explique mejor eso, porque mucha gente no lo entiende.

La vegetación protege los márgenes y frena la velocidad. Los desbordamientos siempre son de menor magnitud cuando existe ecosistema de ribera que lamina la fuerza y velocidad que lleva el agua. En cualquier caso, nosotros sí que hacemos actuaciones de acondicionamiento cuando los cauces están muy saturados.

Pero, ¿de quién es la competencia para esos trabajos?

Es de cualquier Administración, pero cuando hablamos de tramos urbanos la competencia es municipal o autonómica. La realidad es que actuamos tanto ahí como fuera de las zonas urbanas, pero en la Confederación Hidrográfica no hacemos limpiezas sistemáticas, sino puntuales. Sobre todo cuando después de una avenida se generan acumulaciones en determinados puntos por los restos y para que no se generen tapones.

¿Cuáles son los principales problemas que hay en los cauces valencianos?

Ahora mismo es la presencia de especies invasoras. En la parte baja tenemos fundamentalmente los ríos invadidos de caña (Arundo donax). Se están haciendo actuaciones de restauración fluvial, eliminando los cañaverales según el procedimiento establecido por la conselleria que es cortarlos, cubrirlos con material geotextil y tenerlo así durante año y medio, incluso dos, para conseguir que muera el rizoma. Posteriormente se quita esa malla y se planta vegetación autóctona para evitar que vuelva a aparecer la caña. Así estamos actuando en el río Girona, en el Parc Natural del Túria y también en Vellús, en el río Albaida. Esas son las principales intervenciones, aunque hay muchas más iniciadas.

¿Qué cambia en esta nueva planificación hidrológica 2021-2007 de la anterior?

Lo principal es que se evalúan los recursos y se establecen las asignaciones y las reservas de forma más rigurosa, atendiendo a la situación real de la demarcación. Lo más importante que se ha hecho es ajustar los números a la realidad. De cara a la agricultura no hay un recorte, pero no está previsto que se siga ampliando la superficie de regadío porque no tiene ningún sentido y no hay más agua. Para garantizar los usos del agua y el mantenimiento de los sistemas se establece un programa de medidas ajustado a la disponibilidad presupuestaria. Una estimación que ronda los 700 millones, cantidad realista y que es posible abordar. Las anteriores reservas de agua no estaban claras y las medidas contemplaban inversiones de 2.000 millones, cuando eso es algo inabordable.

¿Y todo eso qué implica?

Supone eliminar algunas reservas y ajustar. Se pretende que el plan sea un instrumento para regular la demanda y gestionarla, no como hasta ahora que se pretendía cubrir todas las peticiones. Si necesitaban agua en el Vinalopó, se hacía un trasvase, pero ahora estamos en un escenario de ajustarse a lo que tenemos y cada sistema de explotación debe ser autónomo.

Eso provocará tensiones seguro, ¿no cree?

Sí, pero hay que poner límites.

Hay proyectados 135 millones, la mayoría del Gobierno, para l’Albufera. ¿Se ejecutarán?

Las principales inversiones que se han hecho en infraestructuras para mejorar la calidad del lago han venido de la Administración del Estado con las depuradoras. Las primeras las hizo la Generalitat, pero después fue el Estado. La nueva depuradora en el ámbito del colector Oeste ahora servirá para descargar Pinedo.

Compartir el artículo

stats