La Societat Valenciana d’Ornitologia (SVO) ha solicitado formalmente a la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica (GVA Agricultura i Transició Ecològica) la exclusión de cinco especies de aves del listado de especies cinegéticas de la Comunitat Valenciana. Las especies susceptibles de ser cazadas aparecen listadas en el anexo de la Ley de Caza autonómica, publicada en el año 2004. Y son a su vez exactamente las mismas que ya figuraban como cinegéticas a nivel nacional en el Real Decreto del año 1989. Más de 30 años después, es un hecho constatado que el estado de conservación de algunas de estas especies ha empeorado.

Las cinco especies de aves que la SVO considera que deberían dejar de considerarse cinegéticas en la normativa valenciana son la tórtola europea, la paloma zurita, la grajilla, la cerceta carretona y la avefría. Especies que en los últimos años han registrado marcados declives poblacionales, en muchas ocasiones asociados a notables reducciones de sus áreas de distribución.

Todas las aves en peligro

De entre todas ellas, resulta especialmente ofensivo el caso de la tórtola europea, en franca regresión a nivel global y catalogada como 'Vulnerable' por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y que a día de hoy todavía no ha sido retirada del listado de especies cinegéticas de la Comunitat Valenciana.

Tal y como queda definido en el artículo 14 de la Ley de Caza autonómica, "son especies cinegéticas aquéllas que en su estado de normalidad poblacional son capaces de mantener un crecimiento poblacional significativo". Es por tanto claramente contradictorio que continúe permitiéndose la caza de especies para las que los servicios técnicos propios de la Consellería de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica han corroborado tendencias poblacionales negativas en territorio valenciano.

Desde la SVO se apremia a la Generalitat Valenciana a que tome medidas encaminadas a mejorar la situación de estas cinco aves, lo cual pasa en primer lugar por excluirlas, mediante decreto, de un listado de especies cinegéticas a todas luces anacrónico.