Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vivienda

El bono de alquiler aprobado por el Gobierno beneficiará a alrededor de 10.000 jóvenes valencianos

El vicepresidente y conseller de Vivienda, Héctor Illueca, celebra la medida pero liga su efectividad a que se regulen los precios de los alquileres - "Está muy bien, pero lo vemos como un parche" asegura el Consell Valencià de la Joventut

El Gobierno pone en marcha el bono joven del alquiler.

El Gobierno ha aprobado en el Consejo de Ministros de este martes el bono joven al alquiler para menores de 35 años, que podrán recibir con efecto retroactivo desde el 1 de enero de 2022 una ayuda de 250 euros al mes y durante un máximo de dos años. Se prevé que la medida pueda beneficiar a alrededor de 10.000 jóvenes en la C.Valenciana, según las estimaciones de Vivienda.

El texto todavía tiene mucho camino por delante, ya que deberá consensuarse con las comunidades autónomas que tienen las competencias transferidas, en una conferencia sectorial que aún está por convocarse para definir los criterios de cobro. Conselleria estima que las ayudas se podrán empezar a solicitar alrededor de este mes de abril.

Los requisitos para acceder a las ayudas son los siguientes: tener entre 18 y 35 años y unos ingresos que estén por debajo de tres veces el Iprem, que en 2022 se sitúa en unos 23.700 euros al año. Obviamente también se debe acreditar un contrato de arrendamiento en el que es indispensable figurar. Además, la renta del alquiler de la vivienda no puede superar los 600 euros mensuales, aunque según ha explicado la ministra de Transportes se puede ampliar a 900 en las zonas más tensionadas. Un criterio, este último, que quedaría a decisión de los Gobiernos autonómicos.

El bono también está contemplado para los jóvenes que, con los mismos umbrales de renta, alquilen habitaciones que no superen los 300 euros al mes, y de la misma forma las comunidades pueden subirlo a 450 euros en función de los precios de su territorio.

Además del bono joven de alquiler (400 millones de euros divididos en dos años), el Consejo de Ministros también ha aprobado este martes el Plan Estatal de Vivienda 2022-2025 con una inversión de 1.717 millones de euros. Un plan que aborda especialmente la ayuda a colectivos vulnerables y cuya inyección presupuestaria será un pilar fundamental para las políticas de vivienda del Botànic en los próximos años.

"En cuanto el Gobierno lo habilite la Generalitat actuará para regular los alquileres. Hemos hecho ya los deberes y estamos preparados", señala Héctor Illueca

decoration

"Anomalía institucional"

El vicepresidente segundo y conseller de Vivienda Héctor Illueca ha celebrado esta medida y ha asegurado que "supone una inversión relevante para favorecer la emancipación de los jóvenes de nuestro país", eso sí, ha condicionado la efectividad de la medida a que venga acompañada de la regulación de los precios del alquiler. "Es importante que a la medida se suceda la aprobación definitiva de la Ley de Vivienda y que esta tenga en cuenta temas sensibles como la regulación de los alquileres o proteger a las personas de los desahucios sin alternativa habitacional" ha remarcado Illueca.

El Gobierno ha reconocido en rueda de prensa que su intención era aprobar hoy la ley de vivienda, pero que las trabas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que rechazó el informe de la ley y pidió cambiar el ponente, han retrasado este anunció. En esta línea, Illueca ha lamentado "las trabajas del CGPJ al texto" y lo que, a su juicio, es "una grave anomalía institucional, con un cambio de criterio que no se ha explicado". "No deberíamos perder el norte de que las instituciones soberanas en democracia son el Congreso y el Gobierno", ha remarcado Illueca.

El conseller ha mostrado una postura muy clara sobre la información que apunta a que el Gobierno dejará en manos de las autonomías la regulación de los precios del alquiler; "en cuanto exista habilitación legal el gobierno valenciano actuará para regular los alquileres. Hemos hecho ya los deberes y estamos preparados. Tenemos un informe de áreas de necesidad de vivienda elaborado por el Observatorio de Hábitat y Segregación Urbana que asegura que hay 83 municipios con precios tensionados que podrían requerir de intervención", ha declarado.

"Un parche"

El Consell Valencià de la Joventut (CVJ) también ha celebrado con reservas la aprobación de estas ayudas al alquiler, ya que las entienden como "un parche". "Este tipo de medidas deberían acompañarse con otras políticas estructurales a largo plazo, y sobre todo tenemos que plantearnos políticas de vivienda como la regulación de los alquileres", ha apuntado Irene Peris, vicepresidenta del CVJ.

Para Peris "el problema es el acceso a la vivienda, pero para eso hay que arreglar también el mercado del trabajo, que aumenten los contratos indefinidos, la calidad en el empleo y sueldos que permitan vivir. Si no tenemos eso antes no nos podemos plantear ni acceder a una vivienda", denuncia.

Todo pasa por el trabajo, pero -como matiza Peris- no solo por conseguir trabajo. "En la C.Valenciana tenemos buenos datos de paro, pero las condiciones de ese trabajo para la juventud son para echarse a llorar. Nueve de cada diez contratos son temporales, y la Comunitat lidera el ranking de parcialidad laboral para la gente joven. Si no mejoramos estas condiciones no podemos ni pensar en emanciparnos".

Compartir el artículo

stats