Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del Coronavirus

El coronavirus "desplaza" un año más los casos de gripe

El virólogo R. Ortiz de Lejarazu advierte que aún podría haber una epidemia "tardía" de gripe

Jeringuillas preparadas para la doble vacunación de covid y gripe en un centro de salud de València.

A estas alturas del año, en la Comunitat Valenciana las consultas de los pediatras ya se estarían llenando de casos de gripe y también los hospitales de personas mayores a las que la infección les afecta sobremanera. Este año, sin embargo, parece que la sexta ola de coronavirus ha barrido a la gripe del mapa y así lo atestiguan los informes de vigilancia epidemiológica del virus que hablan de niveles muy bajos en toda España. Hay casos, pero muy pocos con lo que sería habitual si no estuviéramos en pandemia. Pero estamos. "Ha sido empezar a subir los casos de ómicron en diciembre y desaparecer las infecciones por gripe", apunta Raúl Ortiz de Lejarazu, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, Seimc y uno de los mayores expertos en gripe de España.

La situación es calcada a la que se dio en enero del año pasado cuando, al menos en la Comunitat Valenciana, se estaba viviendo la ola de coronavirus más mortífera hasta la fecha. La explicación más plausible para Ortiz de Lejarazu hay que buscarla en la llamada interferencia viral: cuando dos virus compiten por un mismo espacio de contagio, los picos epidémicos no coinciden entre sí. "Si hay pico de coronavirus no lo hay de gripe", explica el director emérito del Centro Nacional de Gripe de Valladolid que pide no perder de vista otras variables como el infradiagnóstico en plena efervescencia de ómicron.

"Ha habido años en los que el pico de gripe se ha dado en marzo. No se puede descartar todavía"

decoration

"Muchas personas que tienen síntomas de gripe piensan primero en el coronavirus, se van a la farmacia, se hacen un test y cuando sale negativo se olvidan y no piensan que puede ser gripe, y si no están muy enfermos se encierran por si acaso y ni ven al médico, por lo que puede estar habiendo casos que se escapen", razona Lejarazu. Con todo, el experto asume que la temporada de gripe no ha dicho todavía su última palabra y que no pasará tan en blanco como la del año pasado. "Aún puede haber gripe, todavía es pronto. Ojalá no pero podría subir ahora a mediados de febrero y ha habido años en los que el pico se ha dado en marzo. No se puede descartar todavía", añade el investigador. En la C. Valenciana, de hecho, es lo que pasó en la temporada 2015-2016 de gripe: el pico se marcó en la semana 11, a mediados de marzo. Lejarazu recuerda el carácter "imprevisible" de este virus respiratorio. En base a ello, este año las autoridades sanitarias volvieron a incidir en la necesidad de vacunarse también contra la gripe.

Compartir el artículo

stats