Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell retoma la tasa del céntimo verde para compensar al medio rural

La idea es gravar las emisiones de la industria o el transporte y destinarlo a la gestión del monte

Tuéjar es uno de los municipios con terrenos forestales que defienden su papel como sumideros de carbono. | FERNANDO BUSTAMANTE

El Consell vuelve a activar la idea del llamado céntimo verde como medida de equidad hacia el mundo rural. Así lo recoge el futuro decreto del nuevo reglamento forestal, que especifica que la administración autonómica «pondrá en marcha el programa valenciano de pagos por servicios ambientales». En el artículo 92 del texto, que aún ha de pasar la fase consultiva, se especifica que su creación «tendrá por objeto el fomento y financiación privada del suministro continuado de las externalidades positivas» que producen las zonas boscosas de la Comunitat Valenciana.

El mecanismo busca resarcir a aquellos territorios que actúan como sumideros de carbono. Se trataría de una tasa finalista, bien sobre las emisiones a la atmósfera de la industria, el diésel o la gasolina, o por el consumo de papel. Lo recaudado, en ningún caso podría destinarse a usos distintos a los medioambientales, pues ha de existir una relación directa entre lo que se grava y aquello que se pretende incentivar.

El documento, elaborado por la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, concreta que se persigue la «compensación económica directa» a los propietarios que suministren esos beneficios, o a los gestores de los terrenos autorizados a tal efecto. Señala como agentes del funcionamiento de la iniciativa al departamento con competencias en el medio natural, los proveedores y compradores así como el órgano gestor del plan.

La normativa, que ha contado con el trabajo y participación de la Mesa forestal de la Comunitat Valenciana, regula que será una entidad pública o privada participada por la Generalitat quien se encargue de la gestión. Tendrá plena autonomía y capacidad jurídica, con patrimonio y tesorería propios, donde regirá el principio de transparencia.

En trámite parlamentario

Según las fuentes consultadas por Levante-EMV, esta nueva fiscalidad verde tendrá que desarrollarse a través de la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica que ha iniciado esta semana su trámite parlamentario en las Corts Valencianes. Está previsto que el programa se autofinancie, de modo que los costes de administración y seguimiento se sufragarán con una parte de los fondos aportados al mismo. Dicho porcentaje, inciden, se establecerá por parte de la conselleria que dirige Mireia Mollà en la normativa que regulara su funcionamiento.

El céntimo forestal ya figuraba en el programa del primer Botànic, de hecho se plasmó en la Estrategia Valenciana de Cambio Climático y Energía elaborada por la entonces Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente con Elena Cebrián al frente. Era una de las actuaciones previstas en las medidas de adaptación propuestas en el ámbito de la biodiversidad para favorecer los ecosistemas forestales, mejorando su calidad como sumideros. Una especie de «indemnización» de las zonas urbanas que contaminan hacia las que absorben CO2 a través de árboles, suelo y humedales.

Compartir el artículo

stats