Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

La séptima ola de covid deja récord de contagios y de hospitalizados desde la retirada de medidas

Los datos no reflejan el volumen real de positivos que sí se deja notar en los hospitales, con casi mil pacientes covid ingresados | El repunte llega en el peor momento para el sistema sanitario

Centros de salud cerrados por la tarde con más presión para Urgencias Fernando Bustamante

No ha sido formalmente presentada como tal pero nadie puede negar que esté ahí. La séptima onda epidémica de coronavirus vuelve a dejar cifras de récord de contagios y de hospitalizados en esta "nueva nueva normalidad" de la mano de los nuevos sublinajes de ómicron (BA.4 y BA.5). El contagio (y la reinfección) es mucho más fácil aunque la gravedad es menor. Aún así, el sistema vuelve a estar en alerta: no especialmente por la gravedad (aunque sigue habiendo personas muy graves y muertes todos los días) sino principalmente por el brete en el que ya se encuentra, de nuevo, la Atención Primaria y ahora los hospitales y el retraso que supone para el resto de enfermedades. Y ya van siete veces consecutivas en dos años.

Las cifras de evolución de la pandemia que ayer ofrecieron la Conselleria de Sanidad y el Ministerio, aunque parciales porque solo es obligatorio hacer pruebas a mayores de 60 y vulnerables, dejan entrever que algo importante está sucediendo ahí fuera, en el primer verano de vuelta a la normalidad sin mascarillas ni ningún tipo de restricciones. La conselleria detectó 8.789 casos del miércoles al viernes, el máximo desde que aplicó la estrategia de 'gripalización' y, de ellos, "solo" 3.775 pruebas correspondían a mayores y vulnerables. Casi 8.800 positivos en tres días y más de un 82 % de casos que el viernes pasado (cuando se notificaron 4.812) aunque la mayoría de contagios que se están dando ahora, ya sea por tener síntomas leves o por no necesitar una baja médica, ni siquiera están llegando al sistema sanitario ni a los registros: como mucho se quedan en hacerse un test rápido de farmacia y no se comunican.

Este aumento de casos se traduce ya en aumento de la incidencia acumulada: 715 casos por 100.000 habitantes en mayores de 60 años, cerca del pico que se ha registrado hasta ahora de 728. Los expertos asumen que en franjas de edad que tienen más interacción social y aplican menos medidas de precaución, la incidencia se multiplica: "En jóvenes debe de ser brutal", reconocía esta semana el epidemiólogo e investigador de Fisabio, Salvador Peiró.

Rozando el millar de hospitalizados

Esa es la "suerte" y el principal rasgo de esta séptima ola. Gracias a las vacunas y a una menor agresividad de los sublinajes de ómicron no se está registrando una gran mortandad aunque el sistema sanitario sí se está resintiendo. Y es que, aunque BA.4 y BA.5 generen una covid más leve y la gran mayoría de valencianos estén vacunados e incluso con la tercera dosis (el 80% de los mayores de 40 años), a más contagios, más proporción de vulnerables que sí necesiten ingresar en el hospital. La cifra volvió ayer a subir: de las 905 camas ocupadas el martes a los 993 hospitalizados por covid y con covid de ayer viernes, el nivel más alto desde finales de febrero cuando se estaba de bajada de la sexta ola y desde que se levantaron las medidas de prevención.

De ellos, 42 son personas en la UCI. Son siete más que el martes, un repunte que puede ir a más en los próximos días y elevar las cifras de fallecidos por covid. Sanidad registró otros 18 muertos por covid en los últimos siete días: 11 mujeres de entre 69 y 99 años, y 7 hombres de entre 64 y 89 años. El total de decesos desde el inicio de la pandemia asciende a 9.538. En estos momentos de covid "gripalizada", los decesos covid no bajan de las dos decenas cada semana. Veintidós esta semana, treinta la pasada. Habrá que ver la traducción en muertes que tiene este repunte.

Un problema de camas en el peor momento

En otras olas ha habido muchos más hospitalizados pero los 993 de ahora son suficientes para generar un problema al sistema sanitario además en un momento difícil. Ayer comenzó el periodo de vacaciones para muchos profesionales sanitarios además con pocos sustitutos y refuerzos para hacer frente al aumento de presión asistencial. De hecho, los centros de salud empezaron a cerrar ayer por las tardes al no haber personal suficiente.

La administración está intentando llegar a esas 7.357 contrataciones prometidas pero de muchos perfiles no hay candidatos en bolsa para contratar. Quedan como opciones doblar turnos (la Conselleria de Sanidad permite hacer horas extras al personal que sí está trabajando) y se están retrasando vacaciones de verano a otras fechas en parte del personal con plaza recién incorporado, según han denunciado sindicatos como Satse y CC OO.

Una tormenta perfecta que ya se está dejando notar en las Urgencias de los hospitales con más problemas de base (como el Hospital General de Valencia, el Clínico o el Peset), que llevan días notificando saturación y decenas de pacientes esperando horas y días en Urgencias hasta conseguir una cama.

Compartir el artículo

stats