La agenda se desplaza hacia el sur

Madrid gana presencia a costa de reducir las salidas internacionales

La agenda se desplaza hacia el sur

La agenda se desplaza hacia el sur

Si alguien busca al president en sus primeros días de gobierno lo más probable es que lo encuentre en València. Da igual si el Ejecutivo es de izquierdas o derechas, si es 2015 o 2023, la actividad política se concentra en la capital del Turia, con el Palau y las Corts como núcleos de acción. Sin embargo, más allá del dominio del acto institucional del cap i casal, el cambio de color político en la Generalitat ha desplazado la agenda presidencial hacia el sur autonómico y, aunque suene paradójico, al centro de España.

La agenda institucional es el primer colador de los deseos con la realidad. Sobre todo, para los recién aterrizados a falta de que los engranajes administrativos y presupuestarios plasmen sus medidas. Dónde y cuándo ir es una decisión política siempre sujeta a las circunstancias, un aviso en el que los primeros seis meses de Carlos Mazón al frente del Consell le han servido para barrer hacia casa e incrementar la presencia en Alicante, provincia en la que presidió la diputación, respecto a los inicios de Ximo Puig en 2015, a costa de reducirla en Castelló, territorio natal del líder socialista.

Según el análisis de la agenda de los primeros seis meses de Mazón y de Puig al frente del gobierno valenciano, ambos presidents han tenido en la provincia de Valencia el centro de sus días con actos, pero mientras que en el caso del líder del PSPV tuvo la misma actividad en la provincia de Alicante que en la de Castelló, el dirigente del PPCV ha triplicado su presencia en Alicante respecto a Castellón. Además, el actual jefe del Consell ha tenido más presencia en Madrid mientras que Puig contó con más actos en el exterior.

En concreto, Mazón ha concentrado el 54 % de los días con actos en la provincia de Valencia, en total, 74 por el 65 % de Puig en 2015 cuando estrenó gobierno con Compromís, con un total de 97 días de actividad en este territorio. En ambos casos ha coincidido no solo el protocolo de la conformación de gobierno, sino también la celebración de unas elecciones generales.

No obstante, la mayor diferencia llega en Alicante. El actual president ha duplicado la presencia de su predecesor en los primeros seis meses de gobierno de ambos: Mazón lleva 38 días con actos (más de uno de cada cuatro días con actividad) por los 16 de Puig en ese mismo plazo. Allí, de hecho, el Consell de PP y Vox celebró su primer pleno. Más allá de la intención política, Mazón cuenta con la ventaja del domicilio alicantino, de donde es oriundo. Algo similar le ocurría a Puig con Castellón quien en su primer semestre le dio el mismo peso (a nivel de actos), con 16, que a la provincia de Alicante, por los 11 de Mazón.

La otra gran diferencia llega en las salidas más allá del territorio autonómico. En estas, Mazón ha sido más de viajar al centro de España que fuera de esta. Hasta 9 días ha tenido agenda en Madrid, casi los mismos que Castellón, una cifra que superaría si se contase la última semana con el triplete en Fitur, mientras que sus estancias exteriores han sido Londres, Frankfurt y Bolonia. Puig, por su parte, acudió en seis ocasiones a la capital de España, por diez días que pasó fuera del país con Nueva York y Bruselas como destino.