Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Recuerdos

Treinta años de la última Vuelta del CR

La fábrica de colchones del empresario de Xàtiva Rafael Martínez patrocinó un equipo ciclista profesional desde 1979 hasta 1989

Ascenso a un puerto del corredor del CR López del Álamo en la Vuelta a España de 1979.

Ascenso a un puerto del corredor del CR López del Álamo en la Vuelta a España de 1979. archivo colchón cr

Una modesta fábrica de colchones ubicada en la Llosa de Ranes apostó fuerte por el ciclismo en la década de los 80 y se codeó con los grandes nombre del pelotón internacional. No corrió el Tour de Francia ni el Giro de Italia. Pero el Grupo Deportivo CR (Helios-CR en sus dos últimos años) permanece en el recuerdo de los aficionados como uno de los indispensables de la Vuelta a España. Su última participación tuvo lugar en la edición de 1989. Ahora que la ronda española de este año encara su recta final, el empresario setabense Rafael Martínez, dueño de Colchón CR, evoca aquella iniciativa tan audaz: la firma adquirió una enorme fama y por la escuadra de Xàtiva pasaron figuras como el joven Alvaro Pino, que después ganó la Vuelta de 1986 en otro equipo; Pepe Recio o Miguel Angel Iglesias, rey indiscutible de las metas volantes que tiene el record de victorias en la especialidad con cinco títulos seguidos (tres de ellos, con el maillot del CR).

El CR disputó la Vuelta a España en 1979, 1980 y 1981, y las de 1986, 1987, 1988 y 1989. El equipo tuvo una actividad previa a finales de los 70 como patrocinador del club ciclista Peña Manzaneque, amateur. Y también respaldó al ciclismo juvenil. En ocasiones fue esponsor único; en otras compartió el patrocinio: en 1979 se llamó CR-Atún Tam. Y los últimos años compartió la denominación del equipo con la firma vallisoletana Mermeladas Helios (Helios-CR). Algunos años Martínez asumió una inversión de más de 20 y de 30 millones de las antiguas pesetas por temporada. De ahí que en ocasiones la empresa cesara en su apoyo al ciclismo profesional, como los años que van del 82 al 85. O que en otras compartiera el patrocinio. Con el Helios la escuadra costaba ya cien millones de pesetas de la época (600.000) aportados al 60 y al 40%.

Pese a semejante desembolso, el empresario de Xàtiva recuerda que los últimos años «éramos un peso mosca comparados con el Banesto, por ejemplo, que tenía mil millones de pesetas de presupuesto», señala. Martínez era el patrón pero no un experto en ciclismo. Así que dejó la gestión del equipo a un gerente, Joaquín Pérez Soliva, excorredor profesional

El CR disputó seis vueltas a España y decenas de pruebas regionales, entre ellas la Volta a la Comunitat Valenciana, la Vuelta al País Vasco o la Setmana Catalana. En ellas obtuvo algunos títulos reseñables. Su corredor Antoni Coll ganó bajo sus siglas la general de la Vuelta a Aragón de 1981. Roberto Córdoba se anotó la Clásica de Guadarrama de 1987. Miguel Ángel Iglesias ganaría la Vuelta a la Rioja también en el 87, además de dos etapas de la Volta a Catalunya. Iglesias daría al CR su mayor proyección mediática al ganar para la empresa de Martínez la clasificación de las metas volantes de 1987, 1988 y 1989. El ciclista catalán se llevó el maillot en otras dos ocasiones: en el 90 y el 91, pero ya con el Puertas Mavisa. Nadie ha igualado esta marca. Además de los citados, por el CR pasaron otros corredores importantes como Isidro Juárez, fichado en 1980 tras haberse proclamado campeón de España en ruta en 1979. O el escalador Felipe Yáñez, que había sido también campeón de España en el año 1982.

En cuanto a victorias de etapa en la Vuelta a España, el CR logró tres: en 1979 la de Angel López del Álamo, el mismo año que ganó la general el holandés Joop Zoetemelk. Y las dos de 1981: la de Álvaro Pino (Calatayud-Torrejón de Ardoz, la 16ª) y la última, la del Paseo de la Castellana de Madrid, en la que se impuso Francisco Javier Cedena. Este corredor dio además al CR ese año un título muy valioso en las pruebas por etapas de la época: el premio a la regularidad o la llamada general por puntos. Obtuvo 211, quedando muy por delante de Suárez Cuevas (137). Ese año ganaría la Vuelta el italiano Giovanni Battagglin, y José Luis Laguía fue el rey de la montaña. Aquella edición tuvo una meta volante en la avenida de Selgas de Xàtiva, en una etapa que acababa en Almussafes.

Vínculos con Xàtiva

Martínez siempre trató de vincular la escuadra ciclista con su ciudad. Son muy recordadas las presentaciones del equipo en el castillo o una en la hoy desaparecida discoteca l'Almàssera que contó con la intervención del presidente de la Unión Ciclista Internacional, UCI, el valenciano Luis Puig. Algunos de los posters de promoción del equipo se hicieron en el Port de l'Olleria o en el castillo de Xàtiva. Un año los corredores protagonizaron una firma de autógrafos para los aficionados en deportes Rus Sport.

Compartir el artículo

stats