Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TRIBUNA OBERTA

La «Plaça» del consenso

La «Plaça» del consenso

La Plaça de la Concepció será la plaza del consenso. La de todas y todos. Esta semana concluía el proceso de participación ciudadana con la presentación del proyecto definitivo en un acto abierto al público. Después de meses de trabajo finalizaba un proceso durante el cual hemos recibido propuestas de más de 300 personas. Quiero dar las gracias a todos los ontinyentins y ontinyentinas que han querido formar parte de un proceso inédito para diseñar un espacio tan emblemático de Ontinyent como es la Plaça de la Concepció.

Desde el Govern de Ontinyent creemos en la participación ciudadana porque entendemos, y así lo hemos defendido siempre, que democracia es dar voz y escuchar a la ciudadanía porque la ciudad es de todas y todos los que vivimos en ella. Sin embargo, somos conscientes que nuestra apuesta no tendría sentido si la ciudadanía no se implicara. Por este motivo, nos enorgullece contar con vecinos y vecinas que creen en la participación. Cabe recordar que en 2013 pusimos en marcha los primeros presupuestos participativos a través del programa «Ontinyent Participa», la participación nunca ha sido inferior al 15%. Equipo de Gobierno y ciudadanía hemos ido desarrollando proyectos y mejoras para conseguir una ciudad en la que se tienen en cuenta las distintas realidades y grupos sociales.

En este sentido, la remodelación de la Plaça de la Concepció conjuga a la perfección la participación ciudadana y la filosofía de dar protagonismo al peatón para construir una ciudad más sana, inclusiva, amable y que potencie las relaciones sociales. La actual Plaça de la Concepció es el resultado de un planteamiento de ciudad nacido en la década de los años 60, en los que las ciudades daban protagonismo a los coches y que, poco a poco, fueron ganando espacio público. Nuestra apuesta es devolver parte de ese espacio al peatón, a la persona. Somos conscientes, no obstante, de la necesidad de disponer de un vehículo para moverse y, por eso, hemos creado aparcamientos públicos y fomentamos alternativas más sostenibles de movilidad como son el autobús urbano o el servicio público de bicicletas eléctricas. Las ciudades son para ser vividas y la mejor manera de hacerlo es disponer de espacio para ello.

La reforma de la Plaça de la Concepció será la plaza de todas y todos. Los niños y las niñas, las personas mayores, las personas con movilidad reducida, el comercio local y la ciudadanía en general podrán disfrutar de un espacio que no pierde su esencia al mantener el dibujo del mosaico actual, pero que se renueva para adaptarse a las nuevas necesidades. En definitiva, la nueva Plaça de la Concepció será ejemplo de una ciudad moderna, pero también ejemplo de cómo es posible llevar a cabo una política pausada, de escucha activa alejada del sectarismo para implicar a la ciudadanía. En Ontinyent, hemos demostrado que es posible trabajar conjuntamente políticos, arquitectos, comerciantes, hosteleros y ciudadanía en general para crear la ciudad del futuro.

Compartir el artículo

stats