05 de julio de 2012
05.07.2012

La diva que triunfó en Italia

La soprano valenciana María Llácer, que murió hoy hace 50 años, fue una de las grandes voces wagnerianas Se casó con un empresario italiano, con el que se dedicó a la representación de artistas, como Victoria de los Ángeles

05.07.2012 | 03:43
María Llácer, en una foto dedicada.

Ópera. María Llácer (1888 - 1962) sólo es recordada en Valencia por una calle en Extramurs. Fue una de las grandes voces de la lírica entre 1910 y 1939. Inauguró el Olympia de Valencia en 1915 y recorrió el mundo con papeles wagnerianos pese a su origen mediterráneo. Tras retirarse, fue empresaria de artistas y está enterrada en Rávena.

?
Nacida en la calle de San Vicente de Valencia, el 19 de marzo de 1888, María Llácer Rodrigo es una más de nuestras cantantes desconocidas, sobre quien la musicóloga valenciana Ana Galiano prepara un trabajo biográfico.
Estudió en el Conservatorio de Valencia con Pedro Várvaro. Más tarde, seguiría en Milán con Vidal y Cotone. Allí coincidió con Lucrezia Bori, Elvira de Hidalgo, José Mardones, y Luis Muñoz Degraín. Después de actuar en teatros menores en España e Italia, su verdadero debut llega en 1910, con el rol de Elena, del Mefistofele, de Boito en el Teatro Verdi de Florencia. En plena juventud, fue requerida por compositores italianos como Respighi, Giordano y Mascagni.
Había debutado en 1909 en el Liceo de Barcelona como Elvira, en Ernani. Un año después estrenó en ese teatro la ópera Tiefland, ópera favorita de Hitler, basada en el drama Terra baixa, de Guimerá, musicado por Eugene d'Albert.
Pero todavía la esperaba en 1915 el Real de Madrid, donde ofreció el estreno español de La fanciulla del West, de Puccini, obra que la catapultó entre las grandes nuevas voces. De allí al Victoria Eugenia de San Sebastián, el Calderón de Valladolid, el Campoamor de Oviedo y el Pereda de Santander. Tuvo el honor de inaugurar el Olympia de Valencia, el 10 de noviembre de 1915, cantando Tosca, M. Butterfly y Manon. En octubre de 1919, ya casada con el empresario Etore Casali, se presentó en el Apolo de su ciudad natal con Aída, de Verdi.
Inusualmente dotada con una voz potente y bien proyectada en una cantante mediterránea, la Llácer incorporó los grandes roles wagnerianos como Venus (Tannhauser), Elsa (Lohengrin), Kundry (Parsifal), Isolda (Tristan) y Brunnilde (La valkiria y Sigfrido), repertorio que interpretó en La Scala de Milán, la Fenice de Venecia, el Costanzi de Roma, Comunale de Bolonia junto a protagonistas verdianas como Elvira, de Ernani, Aída, de Verdi, Elissabetta, de Don Carlo o Amelia, de Ballo in maschera, para los que contaba con sobradas facultades. Sus arias en la Arena de Verona o la plaza de toros de Valencia llegaban sin dificultad al exterior del recinto.
En 1926 debutó en la Scala con Turandot, de Puccini, volviendo a ese teatro en 1930, elegida por Siegfried Wagner y en 1932 por Víctor de Sabata. Su debut americano llega en 1930, en el Colón de Buenos Aires para asumir dos roles de envergadura: la Brunnilde, de El crepúsculo de los dioses, de Wagner y La mariscala, de El caballero de la rosa, de Strauss.
Retirada desde 1939, se convirtió en empresaria junto a su esposo, presentando artistas como Aurora Buades, Antonio Cortis, Victoria de los Ángeles o Giuseppe Di Stefano. Mas tarde, se dedicó a la docencia en el Conservatorio de Valencia. Hace ahora 50 años, el 5 de julio de 1962, la diva valenciana moría en Rávena, solo recordada en su ciudad por una calle que lleva su nombre en el barrio de Extramurs.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.