Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bloqueo del ERE de Les Arts asfixia la economía del coliseo

El Palau debía haberse ahorrado cerca de cuatro millones que presupuestó para otros gastos

Las cuentas han comenzado a descuadrarse en el Palau de les Arts. El motivo: las previsiones económicas realizadas para la temporada se efectuaron bajo la idea de que el ERE que la Generalitat anunciaba el pasado año y que debía haberse ejecutado el 1 de enero iba a cumplirse, algo que no ha sucedido. Ahora lleva visos de anquilosarse por un largo período de tiempo.

Aunque al final se llegó a una salida negociada entre el comité de empresa y la plantilla con un agente externo contratado exprofeso por la Conselleria de Cultura para buscar un acuerdo, éste no tenía todas las garantías legales de salir adelante una vez firmado, aprobado y ratificado.

Así lo dejaba entrever la propia Administración autonómica ya que veía ciertas dudas en uno de los puntos del acuerdo, aquel que establecía que una parte de la plantilla se acogería a un cambio de contrato para pasar a ser fija discontinua durante dos meses al año, cobrar así durante ese tiempo del paro y después volver a ser contratada.

Gracias a esta medida, se rebajaba de 120 a 40 el número de despidos sobre una pantilla de 285 trabajadores. Durante ese tiempo, más concretamente los meses de verano, el Palau estaría cerrado a fin de ahorrar costes de funcionamiento. La primera negociación establecía también una reducción horaria laboral y de sueldo.

La empresa, una vez paralizado el acuerdo, ofrecía una segunda propuesta de rebaja lineal de salarios de un 8%, algo que los trabajadores rechazaban después del primer acuerdo y alegando un «histórico de desconfianza».

Sin embargo, la situación se ha vuelto ahora en contra del Palau de les Arts ya que el pacto debería haber entrado en vigor el 1 de enero y a primeros ya de abril continúa sin desbloquearse la situación por lo que el coliseo ha tenido que seguir haciendo frente al pago de 40 nónimas y demás complementos.

Con la aplicación del ERE, el Palau de les Arts esperaba ahorrarse una cantidad cercana a los cuatro millones de euros, casi un tercio de los que ahora destina a gastos de personal, que sumados a los 3,2 de costes de mantenimiento dejan para otros gastos, como los de programación, apenas cinco millones de euros, a lo que habría que sumar el patrocinio mermado considerablemente o el alquiler de espacios junto a otras subvenciones públicas. El coliseo presupuesta en torno a seis millones de euros los ingresos por venta de entradas.

Ahora, el balón está sobre el tejado de la Generalitat que ha de intentar volver a negociar con el comité y los sindicatos, algo que éstos ven complicado ya que tendrá que ser diferente a las previsiones iniciales o ejecutar otro de forma unilateral con riesgo añadidos.

Mientras tanto, a escasos dos meses para que la temporada comience a echar el cierre, los problemas de liquidez y compromisos adquiridos complican la situación, como así han admitido fuentes de la institución, que ven como el cerco de su economía se estrecha cada día más y se van a ver abocados a medidas extraordinarias.

Compartir el artículo

stats