Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Muestra

El Museo de la Ciudad se viste de palacio del XIX con los muebles de Orts

Cómodas, sillerías, bustos y lámparas de los siglos XVIII y XIX integran la donación del erudito fallecido

El Museo de la Ciudad se viste de palacio del XIX con los muebles de Orts

El Museo de la Ciudad se viste de palacio del XIX con los muebles de Orts

El recuerdo del patricio Pere Maria Orts pervive en el palacio del Marqués de Campo, ahora Museo de la Ciudad de Valencia. El destino ha querido que la apertura de la remodelación de la planta noble de la citada casa palaciega, realizada gracias a la donación de muebles del investigador y filántropo valenciano se haya producido cuatro días después de su muerte. La cesión, apalabrada desde hace años, tras el legado de casi 300 obras de arte depositado en el Museo de Bellas Artes San Pío V, se formalizó a finales de 2014. Su acomodo en el edificio que fue mansión primero de los marqueses de Campo y luego de los condes de Berbedel se ha llevado a cabo con los primeros fondos del presupuesto municipal de 2015, explicó la concejala de Cultura, Mayrén Beneyto. Las salas, redecoradas por Vicente Colón con el asesoramiento de Carlos Soler (descendiente del Marqués de Campo y amigo de Orts), se convierten así en el primer homenaje de la ciudad al mecenas fallecido.

La idea de ennoblecer la primera planta del museo es un proyecto de Beneyto, basado en el presupuesto de que «el turismo quiere ver los salones de una casa palaciega valenciana».

Los muebles de los Campo o los Berbedel no se han conservado „que se sepa„, pero los de Orts son de la misma época (de mediados del siglo XVIII a finales del XIX), así que han sido claves para recuperar la estética del Ochocientos.

No espere el visitante salas recargadas, ni dormitorios ni comedores „Orts cedía alguno„. Lo que se presentan son salones con el paso diáfano, decorados con cuadros de las colecciones municipales, que acompañan al mobiliario donado. Este se compone de cuatro juegos de sillas (dos isabelinos, uno victoriano y otro alfonsino), una consola rococó, un escritorio Carlos IV, otro de nogal, boj y concha, una cómoda y un curioso mueble refrescador de botellas, de estilo victoriano. Además, cuatro esculturas y bustos, y dos grandes lámparas colgantes de plata, que se han colocado en la capilla, junto con dos candelabros donados.

Se expone «casi todo» lo cedido por Pere Maria Orts. Beneyto destacó que estos muebles son los del benefactor y su familia, mientras que lo donado al San Pío V es lo que él compró en vida.

Con la remodelación se ha colocado un panel de azulejos del siglo XVIII sobre San Vicente Ferrer procedente del Almudín, donde la concejala entiende que debería volver. En las salas nobles se presenta asimismo una muestra temporal de cerámicas (obra de terra) desde el siglo V a. C. hasta el XIX halladas en excavaciones arqueológicas en la ciudad.

Compartir el artículo

stats