Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Ramon Gener: "Si Verdi hubiera vivido en el siglo XXI seguramente iría a festivales"

Llega hoy a Les Arts para explicar las claves de «I vespri siciliani», el primer título de la temporada

Ramon Gener: "Si Verdi hubiera vivido en el siglo XXI seguramente iría a festivales"

­­Músico, licenciado en Humanidades y en Ciencias Empresariales y divulgador, aunque asegura que este término no acaba de convencerle. Se metió a la audiencia en el bolsillo „y de pasó les acercó el bel canto„ a través del programa This is opera, que emitía La 2 de TVE. Hoy llega a Les Arts para presentar I vespri siciliani, de Giuseppe Verdi, la primera ópera de la temporada que el coliseo estrenará el día 10. Volverá para acercar también al espectador La traviata, Lucrezia Borgia, Werther y Tancredi.

Adelánteme algo de lo que va a explicar hoy en Les Arts.

Para mí es complicado explicar una ópera tan inmensa y grandiosa como esta en poco tiempo. Si me dejaran me pasaría dos noches sin parar y quedaría tanto por contar... Intentaré que la gente entienda la suerte que tienen de ver en Valencia esta ópera, sin ser una de las más queridas ni de las más representadas de Verdi.

¿Por qué es tan difícil ver una obra como «I vespri siciliani»?

Porque es difícil de montar, necesita voces excepcionales, con requerimientos muy especiales. Además, acostumbramos a ir a ver las cosas que conocemos. La traviata, Rigoletto, Carmen... vamos porque sabemos que nos gusta; cuando hay algo distinto nos da más reparo. Sin embargo, con esta ópera, por una parte es Verdi „una garantía de calidad„ y además es un Verdi muy especial porque es el que viene después de su trilogía popular de Rigoletto, La traviata y Il trovatore. Quiso encontrar nuevas vías de hacer teatro y ese nuevo intento es I vespri siciliani. Es como desanudar un nudo para hacer otro nuevo.

¿Qué vamos a ver, entonces, en esta ópera?

Es una ópera que nació para ser representada en Francia y allí se hacía de modo muy distinto. Necesitas unas voces increíbles, un coro y orquesta gigantes, unos decorados bestiales, un ballet... Normalmente se representa sin ballet pero en París en el siglo XIX había cuerpo de bailarines y era menester que las óperas en el tercer acto llevaran ballet. Todo esto son muchos condicionantes. En París tenía que ser lo más grandilocuente.

Verdi siempre es garantía de éxito...

Le va a gustar a todo el mundo porque enseguida va a encontrar las melodías de Verdi y el que no lo conoce le golpeará y encontrará la piel de Verdi, se le pondrá el vello de punta. Enseguida sientes la emoción en el estómago.

¿Falta didáctica en la ópera?

A mí lo de divulgar es algo que no me gusta demasiado. Yo solo comparto con el público lo que creo que merece la pena, que cuando vaya a la representación diga, «¡ah! esto es lo que me explicó Ramon» y pueda vivirlo en hasta cinco dimensiones. Quiero que el público tenga una lectura más avanzada de lo que está escuchando.

¿Qué nociones básicas debemos tener para entender a Verdi?

Todas las óperas de Verdi son eminentemente románticas. El amor está por encima de todo, pero también el amor a la patria. Está muy presente también el conflicto paterno-filial. Para Verdi la paternidad fue importante. Sus dos hijos murieron, así que no pudo ser padre. Aunque adoptó a una niña, para él nunca fue lo mismo.

¿El acercamiento del gran publico a la ópera pasa por programar obras más actuales o apostar por una puesta en escena ambientada en nuestros días?

Esa es la eterna cuestión. La ópera tiene un sujeto artístico. Cualquier expresión artística quiere explicar algo. Esta obra se hizo en el siglo XIX pero narra un hecho que sucedió en 1282. Lo que Verdi intentó era hablar a sus contemporáneos. Lo importante es que el director de escena nos explique, como sea, aquello que nos quiere contar. La ópera siempre cuenta cosas importantes y universales y estas son siempre las mismas.

Hay quien dice que ir a la ópera es caro.

Yo no diría que la ópera es cara, sino que no es barata. Hay que entender que se pone un teatro en marcha, que hay un coro y orquesta grandes, cantantes... Además, un concierto de Lady Gaga, por ejemplo, es más caro que ir a la ópera.

¿Qué música haría Verdi de vivir en el siglo XXI?

No sé qué música haría, pero si hubiera intentado cogernos por las solapas y decirnos «¡eh!, despierta, mira cómo es el mundo!»

¿Lo habríamos visto en algún festival?

Seguramente, ¿por qué no? En su época estaba en teatros, festivales,... Si hubiera vivido en el siglo XXI estaría en los lugares que tocaría ahora.

Compartir el artículo

stats