Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Vicent rememora a Berlanga

El protagonista de su última novela, «Ava en la noche», va a Madrid a estudiar cine tras asistir al rodaje de «Novio a la vista»

Manuel Vicent rememora a Berlanga

Manuel Vicent rememora a Berlanga

«Cuando lo detuvieron no ofreció ninguna resistencia». La primera frase de la última novela de Manuel Vicent abre la puerta a una historia atrayente, escrita con la elegancia acostumbrada. Ava en la noche (Alfaguara) estará a la venta a primeros de junio, con los días claros y azules que tanto le gustan al escritor valenciano. La esperada novela de Vicent se ha retrasado por la coronacrisis, pero será uno de los libros del año.

David Arnau llega a Madrid desde su Mediterráneo natal para ser director de cine, una meditada excusa para ver en persona al volcán erótico de la época, Ava Gardner, donde la actriz se instaló a mediados de los años cincuenta y donde vivió trece años.

«En los tablaos flamencos no eras nadie si no le habías encendido un cigarrillo a Ava Gardner», o hablabas de aquellas juergas interminables en casa de la actriz de los ojazos verdes, que tanto molestaban a su vecino Juan Domingo Perón.

Pero junto con el glamour y los conocidos escarceos con Luis Miguel Dominguín y Carlos Larrañaga, aquellas parrandas clandestinas estaban adornadas con atracos y asesinatos. Ahí entra en acción el tercer protagonista de Ava en la noche, José María Jarabo Pérez-Morris, el criminal más buscado de la época.

Garrote vil

Jarabo fue condenado a muerte tras el asesinato de cuatro personas, una de ellas embarazadas, en julio de 1958. Aunque nació en una familia adinerada, no se libró del garrote vil.

En el escenario de las noches locas y los días grises de la dictadura transita la última novela de Manuel Vicent. La actriz representa la luz, y el homicida caradura, las tinieblas del franquismo.

Luis García Berlanga también está muy presente. El director y guionista -el año que viene se celebra el centenario de su nacimiento en València-, y su película El verdugo (1963) tienen un papel crucial en la vocación de cineasta de David Arnau, el protagonista.

«Su aspecto era muy distinto a como David lo recordaba de aquel verano en la terraza del Voramar, mientras dirigía esa película en bañador con su sombrero de paja [ Novio a la vista (1954)]. Habían pasado unos siete años de aquello y su pelo había comenzado a blanquear».

Bette Davis, Britte Bardot, Ernest Hemingway, Orson Wells, Edgar Neville, Tyrone Power, Frank Sinatra, o Miguel Mihura, son otros de los personajes.

Compartir el artículo

stats