Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Blas Cantó: "Lo que tenemos aún por resolver en Auryn, hay que hacerlo sobre el escenario"

«Decir que en el grupo todo era de color de rosa es mentira»

Blas Cantó: "Lo que tenemos aún por resolver en Auryn, hay que hacerlo sobre el escenario"

Blas Cantó: "Lo que tenemos aún por resolver en Auryn, hay que hacerlo sobre el escenario"

P ¿Cómo ha sido su confinamiento? ¿Dónde lo ha pasado?

R He estado en Molina de Segura durante dos meses. Fui a ver a mi madre y allí me quedé. Nadie sabía la magnitud del asunto, y era impredecible, así que allí he estado todo el tiempo.

P Nació en Ricote. ¿Qué recuerdos tiene de su infancia?

R Recuerdos bonitos casi todos. He estado rodeado de gente maravillosa. Recuerdo a las monjas que eran mis vecinas, al cura, a la familia, y la verdad es que lo tengo muy presente. Hay etapas de mi vida que se me han olvidado un poquito , pero mi infancia la recuerdo como si fuera ayer.

P No le parece un poco pronto para escribir sus memorias?

R (Ríe) No lo llamaría 'memorias'.

P ¿Cómo lo llamaría?

R Una reflexión a corto plazo. Es una manera de decir que me apetece contar todo lo que he vivido para que me conozcan más. Después de 20 años de carrera, creo que es importante para mí que, cuando escuchen mis canciones, me vean y me escuchen de verdad, y eso no lo puedo hacer de otra manera que sincerándome y contándoles de donde vengo.

P Lo cierto es que tiene, pese a tu juventud, una carrera. Con 8 años, ganó la final regional del «Veo Veo», y en 2004 intentó ir a Eurovisión. A los 18 años se integró en Auryn, donde permaneció hasta su disolución en 2016. Esa sería la primera etapa. ¿Qué ha destacado en su libro?

R Toda la gente que me hizo estar ahí, lo que viajé a través de la música, lo que aprendí, pero te tengo que decir que escribí de este libro varias versiones.

P ¿Tiró de la autocensura o usó mucho el borrador?

R No, que tenía tantas cosas que contar que hubo que seleccionar muchas, y otras no las pudimos ni escribir; se quedaron fuera, no cabía todo. Me daría para hacer una segunda parte del libro, sobre todo porque hay capítulos en los que hablaba de mi abuela, o por ejemplo de Toni Aguilar, que ha estado a mi lado tantos años. Daría para hacer otra transcripción de mi historia desde diferentes puntos de vista.

P Cuándo empezó a hacer «Historia de una estrella sin nombre», ¿qué se proponía?

R Pues quería desnudarme, mostrar los pensamientos más profundos de mi ser, porque al final vamos muy rápido. Incluso me paraba a recordar con mi madre o con amigos cosas que ni siquiera recordaba. Para mí era importante hacer un repaso de los momentos clave que me han traído hasta aquí como ser humano, no tanto a nivel profesional como personal. ¿Qué es lo que pienso, lo que pasaba, cuando experimenté la soledad por primera vez? Finalmente se han convertido en un viaje que creo ha sido terapéutico para mí.

P ¿Suele escribir?

R Suelo escribir, sobre todo canciones. Es distinto, porque en las canciones tiras de metáforas, cuentas historias cercanas, no todo son vivencias propias, pero esto era más real, como desnudarme. Creo que no hay otra palabra que lo describa mejor...

P Su vida sentimental no aparece muy reflejada en el libro...

R Pues es que hay cosas más importantes en mi vida que todo eso (risas), porque cuando quieres que te conozcan por dentro es importante focalizar. Preferí hablar de otras cosas; bueno, mi vida sentimental sí aparece cuando hablo de determinadas canciones o de historias que me han pasado. Pero creo que no podemos hablar de con quien hemos estado si las otras partes no están de acuerdo en que se haga público. Todos debemos cuidar eso, y más cuando es un libro que se va a publicar...

P Con esto se refiere también a lo que hace unos días declaró en La Resistencia: que había cierto jaleíllo con Auryn.

R (Risas) Pues hablo de lo bueno y de lo malo, y soy bastante honesto. Lo que pasa es que hay una diferencia entre decir que hubo problemas y especificar qué clase de problemas hubo. Por mi parte y por la de todos. Creo que el respeto se basa en eso también. Decir que todo era de color de rosa es una mentira, pero, como en cualquier familia, siempre hay alguien que se sale del tiesto, y uno mismo también comete errores. Creo que es importante ser honesto, pero también respetuoso.

P Las despedidas suelen ser dolorosas. ¿Cómo ha quedado la relación con Auryn? ¿Hay aún algo que resolver?

R Yo creo que lo que tenemos que resolver hay que hacerlo en el escenario. Hay que regresar algún día. Imagínate dentro de 10 años, un concierto en el que podamos estar juntos y recordemos lo que fuimos y dónde estuvimos, quién estuvo con nosotros. Creo que es una manera de agradecimiento bastante auténtica, y se cerraría el círculo. Sería maravilloso.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats