30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciclo de conciertos adaptados

"Hay que devolver el favor a los músicos que nos ayudaron durante el confinamiento"

Kiko Veneno, Seguridad Social, Sole Giménez, Zenet, Mireia Vives y Borja Penalba tocarán en el ciclo "A la llum de la lluna", ubicado en el Monasterio de San Miguel de los Reyes

Sergi Almiñana, Carmen Amoraga, José Manuel Casañ, Sole Giménez y Paco Roca, ayer, en el claustro de San Miguel de los Reyes.

Sergi Almiñana, Carmen Amoraga, José Manuel Casañ, Sole Giménez y Paco Roca, ayer, en el claustro de San Miguel de los Reyes. germán caballero

«La cultura es segura, por eso no nos podemos quedar con los brazos cruzados». Esas fueron las palabras de la directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, la encargada ayer de presentar un nuevo ciclo de conciertos adaptados a esta «nueva normalidad» que «servirán para devolver el favor a los músicos que con su creatividad nos permitieron sobrellevar el confinamiento». El ciclo «A la llum de la lluna» dará comienzo el 25 de septiembre en el Monasterio San Miguel de los Reyes, con los conciertos de Kiko Veneno y Seguridad Social (25 de septiembre), Zenet (2 de octubre), Sole Giménez (16 de octubre) y Mireia Vives y Borja Penalba (23 de octubre).

Amoraga presentó el nuevo ciclo acompañada de la cantante Sole Giménez, el cantante de Seguridad Social, José Manuel Casañ, y el ilustrador Paco Roca, que ha diseñado el cartel de los conciertos. «Es importante que todos sigamos adelante», recalcó Sole Giménez. «La cultura es segura, ya lo hemos demostrado». «Tenemos que ser cautos pero no debemos tener miedo. No ha habido ni un solo brote en los conciertos», añadió Casañ.

La principal novedad del ciclo es la participación de Paco Roca, que por primera vez pintará en directo mientras suena la música de Seguridad Social. «Normalmente trabajo en la soledad de mi estudio, y aquí primará la espontaneidad. Además, aprovecharemos para charlar, porque yo siempre he echado de menos eso de preguntarle al músico sobre una canción», aseguró entre risas el ilustrador.

No es la primera vez que Casañ y Roca trabajan juntos. Ambos publicaron La encrucijada (Astiberri), un diario y una crónica de su amistad, donde quedan reflejadas en forma de cómic charlas sobre música o filosofía. «El concierto nos dará la posibilidad de gamberrear y de contar anécdotas. El público podrá ver cómo Paco siente y entiende las canciones de Seguridad Social», explicó Casañ. La actuación llevará por título «Canciones dibujadas». El mismo día subirá al escenario Kiko Veneno, que presentará Sombrero Roto.

El 2 de octubre, el polifacético Zenet ofrecerá un concierto con las canciones de su último álbum, La Guapería, con versiones de boleros cubanos antiguos.

El 16 de octubre será el turno de Sole Giménez para presentar Mujeres de Música, un espectáculo que reivindica a las mujeres compositoras de música que la historia ha invisibilizado. La compositora valenciana ha recopilado las canciones hechas por mujeres españolas y latinoamericanas y cantará canciones de Chabuca Granda (Perú), Rosana (España), Dona Ivonne Lara (Brasil), Mari Trini (España), Eladia Blázquez (Argentina), Natalia Lafourcade (México), Totó La Momposina (Colombia), Rozalén (España), Violeta Parra (Chile), Isolina Carrillo (Cuba) y Consuelo Velázquez (México), entre otras propuestas.

El ciclo se cerrará con la actuación de Mireia Vives y Borja Penalba, que interpretarán Cançons de fer camí, con solo dos instrumentos: la guitarra y la voz, han indicado las mismas fuentes.

Los conciertos, que se realizarán al aire libre, serán gratuitos, pero habrá que pagar 2,50 euros por entrada, lo que cobra la plataforma que gestiona la emisión de localidades, y solo se podrán adquirir cuatro entradas por compra.

Los conciertos se realizan respetando las medidas de prevención frente a la COVID-19, ya que se identificará a los asistentes en la compra de la entrada y es obligatorio el uso de mascarilla, guardar la distancia de seguridad y el uso de gel hidroalcohólico, entre otras medidas.

Respecto a las recientes cancelaciones de las funciones del Sagunt a Escena («Déjà vu» y «Eduardo II») por rebasar las 400 personas en el aforo, la directora de Patrimonio aseguró que el «escenario» en el que se mueve la organización «es el de la realización de los conciertos». «Nos adaptaremos a las medidas que impongan las autoridades sanitarias en cada momento, como ha sucedido en el Sagunt a Escena, pero haremos todo lo posible para que los conciertos se realicen».

«La Cultura está paralizada»

Tanto Casañ como Giménez criticaron las «incongruencias» en la realización de eventos a causa de la pandemia. «Creo que la situación nos está desbordando a todos. Lo estamos gestionando como podemos, en un ambiente de incertidumbre total, por eso se cometen errores. El mundo de la cultura está paralizando. Poca gente se atreve a comenzar proyectos y a grabar un disco. Los que estamos aquí sentados no somos los únicos que trabajamos en la música. Detrás de nosotros hay técnicos, mánagers... Me encantaría que tuvieran esto en cuenta a la hora de repartir ayudas. Otros países se han volcado con el sector, lo cual me da envidia», lamentó Sole Giménez, que añadió: «A veces te da la sensación de que las administraciones no conocen demasiado el mundo de la cultura». Por otra parte, Casañ criticó la falta de unión en el mundo de la música, a lo que Giménez contestó: «Ojalá fuésemos como los del cine».

Compartir el artículo

stats