Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las dos aventuras de Ivan Sobolev

La editorial valenciana Barlin rescata y traduce "Pasaporte Nansen", las memorias de un exiliado ruso que recorrió 22 países en moto a principios del siglo XX - El editor encontró uno de los pocos ejemplares existentes en una librería de viejo inglesa

Ivan Sobolev

Hay una doble historia, delante y detrás, de "Pasaporte Nansen". Y ambas son extraordinarias. Una es la que cuenta este libro, la de un soldado del Ejército Blanco que huyó de los Soviets y recorrió medio mundo a lomos de una motocicleta. Y la otra es la de cómo éste libro, que sólo contó con una edición en 1936 de la que apenas se conservan unos cuantos ejemplares, ha reaparecido en 2021 gracias a la editorial valenciana Barlin.

Empecemos con la historia de Ivan Sobolev, hijo de un militar asesinado por los bolcheviques en 1917 y cosaco que huyó de su país tras la guerra civil que culminó la Revolución Rusa. Sobolev se refugió y malvivió en la gigantesca región del Turquestán Oriental y allí se alistó en las fuerzas de los nacionalistas chinos que combatían contra los comunistas de su país. Tras un período de lucha, Sobolev abandonó las armas y se instaló en Shanghái hasta que un día decidió «dejar de hacer nada» y se embarcó en el reto de dar la vuelta al mundo en una precaria y destartalada bicicleta.

Y es en este punto en el que las memorias que Sobolev se convierten en un libro que aúna la literatura de viajes con la observación antropológica de las culturas y el testimonio de los derroteros que siguieron millones de refugiados a lo ancho del mundo. Sobolev cambió la bici por una motocicleta Ariel y recorrió con ella 22 países buscando comunidades de sus compatriotas rusos, cartografiando las distintas realidades de un fenómeno, el del exilio, casi siempre dramático.

"Pasaporte Nansen" (así se llamaba la cédula de viaje internacional que expedía la Sociedad de Naciones para que los refugiados pudieran desplazarse) es un relato de aventuras cargado de acción y entretenimiento que, al mismo tiempo, nos permite descubrir la gran crisis humanitaria de los desplazados por los conflictos que asolaron el mundo en el primer cuarto del siglo XX. Tal como señala en el epílogo el historiador y ensayista Justo Serna, frente a la visión científica de Levi-Strauss, Sobolev ofrece una visión romántica y vitalista de la necesidad humana del viaje, tanto físico como mental.

El descubrimiento

De Sobolev hoy apenas sabemos lo que él mismo contó en sus memorias y que acabó sus días en Londres. La moto con la que recorrió el mundo se exhibió durante un tiempo en el escaparate de la casa Ariel Motorcycles de Bruselas. Y de Pasaporte Nansen sabemos que tuvo una sola edición, varios de cuyos ejemplares se conservan en la Biblioteca Británica y en las de Oxford y Cambridge.

Y aquí empieza la segunda parte de las aventuras de Sobolev, en las que toma el protagonismo un nuevo personaje: el editor Alberto Haller, responsable de Barlin Libros.

En mayo de 2018 Barlin publicó el ensayo del historiador Mark Mazower "Gobernar el mundo. Historia de una idea desde 1815". En uno de los capítulos, Mazower habla de la crisis de los refugiados, especialmente la de los exiliados rusos que dejaron su país tras el triunfo bolchevique. Ahí menciona Pasaporte Nansen.

«Al leer el original de Gobernar el mundo, ya me había picado la curiosidad ante la mención del libro de Sobolev -recuerda Haller-. Y cuando Daniel Esteban, traductor al castellano de Mazower, también me dijo que esa referencia le había llamado la atención pensé: ‘si a mi me ha picado la curiosidad, y ahora Daniel me comenta esto, debe ser algo interesante. No es solo cosa mía’».

Haller se dispuso a comprar un ejemplar de "Pasaporte Nansen" pero descubrió que los pocos que quedaban estaban en bibliotecas inglesas y ninguno a la venta. «Un mes y pico después Daniel Esteban me avisó de que se había puesto uno a la venta en una librería de viejo de un pueblecito inglés. Lo vi, era bastante caro, pero me gasté el dinero. Cuando me llegó el libro desde Inglaterra, fui a recogerlo a mi oficina de Correos y me senté en una terraza con un café con leche. Lo devoré en una mañana. Era un libro estupendo».

Fue entonces cuando Haller decidió traducirlo y publicarlo en su editorial. «Era arriesgado, porque las traducciones son caras y el libro apenas cuenta con referencias. Así que me decidí a hacerlo yo mismo, sin prisas porque no tenía ninguna obligación contractual». Año y medio después de conseguir uno de los pocos ejemplares («bastante destrozado») disponibles de "Pasaporte Nansen", el 3 de marzo Barlin pondrá a la venta la primera edición en castellano de esta «rareza» olvidada pero, según su editor, «maravillosa».

Alberto Haller, editor de Barlín Libros y traductor de "Pasaporte Nansen". | M.A. MONTESINOS

Compartir el artículo

stats