Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MÚSICA CRÍTICA

Couperin x tres

Muchos lustros ya desde que un clave sonara en solitario en València. Fueron Rafael Puyana, Genoveva Gálvez (Cocentaina 1929-Madrid 2021) y Maria Kalamkarian: los dos primeros para la SFV en 1963 y 1974, y la última, en 1968 en el arruinado palacete del Goethe Institut. En 1984, Puyana volvió al Principal de Rodolf Sirera y Armando Moreno, para el Ópera y Solistas.

En 1914, antes de iniciarse la I Guerra Mundial, Regina Patorni, en la SFV, acompañó con su clave a la Societé d’Instruments Anciens. Y gracias a la intervención de López-Chavarri, en 1920, 1926 y 1936, la egregia Wanda Landowska ofreció cinco recitales con sus propios instrumentos, transportados desde París. Pasadas 3 guerras y varios lustros, otros especialistas (Emma Jiménez o Mª Rosa Montagut) fueron aplaudidos por los socios filarmónicos.

Muy oportuna la vuelta de este instrumento -tan pretérito como actual- a cargo de Yago Mahúgo Carles (Madrid, 1976), de gran carrera internacional y discográfica y ya escuchado en el Palau de la Música de València. Si bien en el avance de temporada, junto a Couperin, se anunciaba a Antonio Soler, todo fue corregido y aumentado por un monográfico dedicado a la saga Couperin. El mas distinguido, François, el Grande; Louis, el mas joven y Armand-Louis, el mayor.

Mahúgo realizó una exhaustiva lectura de varios ejemplos de las Pièces de clavecin, de preludios de Lart de toucher le clavecin, un repertorio del cual es especialista. Viajó con uno de sus instrumentos, un hermosa copia de un Pascal Taskin, de la Universidad de Edimburgo, verdadera chinoiserie, tan a la moda en el XVIII, intentando iluminar la densidad del programa con los dos teclados y los diferentes registros. Gustó y fue generosamente aplaudido, volviendo a demostrar un excelente virtuosismo. Ahora par coeur.

Compartir el artículo

stats