30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MÚSICA CRÍTICA

¡Bravo maestro!

Primer concierto de primavera y último de los programas en La Rambleta, contenedor cultural inaugurado en 2012, para descentralizar la oferta de la ciudad. Excelente idea que propicia el teatro, exposiciones, cançó, pop-rock etc. para los valencianos de Malilla, Cuatre Carreres. Jesús y adyacentes. Lástima que la estructura interna del teatro condicione la acústica que para la música sinfónica o recitales resulta realmente desagradecida. En esta ocasión, el búlgaro Pavel Baleff debutante entre nosotros, hubo de modificar el programa debido a las restricciones «covidianas», convirtiendo los obstáculos en aciertos y, en solo tres ensayos, supo ganarse a la orquesta, incluso a pesar del repertorio, supeditado a las limitaciones de espacio y personal. Escalofriante su versión de La creación de Eva, del ruso Andrei Petrov, donde la orquesta tuvo uno de sus mejores momentos en meses. Los otros tres movimientos de La Creación del Mundo, pudieron haber ocupado el espacio de las miniaturas de ¿Pantxo? Vladigerov.

La orquestación de la Petite Suite, de Debussy, originalmente para piano, puede entenderse como un ejercicio de sonoridades que Baleff manejó con mimo y finura, permitiendo a los profesores un lucimiento tan rotundo como vibrante. Finalmente, se volvió al clasicismo con la Sinfonía nº 103, de Haydn, demostrando Baleff su escuela y honestidad. A resaltar las diferentes intervenciones solistas de Palomares, Pilar Marín, Eguillor, Balaguer, Barberá, Imbert, Martínez, Teruel Artiga, Sapiña, Plá y Luisa Domingo, que el maestro hizo saludar con sincera generosidad.

Un concierto muy especial por la entrega de los músicos, y no pasó desapercibido el entusiasmo y aprecio demostrado con el aplauso final de toda la orquesta al maestro. Bravo. Así se le recordará.

Compartir el artículo

stats