Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

George Harrison, el ‘beatle’ que odiaba la ‘beatlemanía’

«I Me Mine», el libro que recoge los recuerdos y letras de las canciones del beatle se publica en castellano

G.Harrison, convaleciente de una amigdalitis en 1969. | GEORGE HARRISON

La última vez que los Beatles entraron en un estudio a grabar una canción como grupo en activo lo hicieron para despachar una pieza de George Harrison que habían decidido incluir en el elepé ‘Let it be’ (entonces todavía titulado ‘Get Back’) y de la que no tenían ninguna toma medianamente buena. Se trataba de «I Me Mine», una quejumbrosa composición que cabalga a ritmo de vals y cuya letra, un lamento por el egocentrismo que gobierna la vida moderna, fue escrita por George después de un viaje de LSD en el que experimentó una revelación del Yo universal. Con John Lennon de vacaciones en Dinamarca, los otros tres miembros de la banda y el productor George Martin completaron el trabajo de forma algo rutinaria en una sesión de 10 horas el 3 de enero de 1970 en los EMI Studios de Abbey Road. El 2 de abril, Phil Spector remató la canción añadiéndole una orquesta de 30 músicos sin decírselo a su autor. Solo ocho días después, Paul McCartney anunció el final de los Beatles.

Harrison recuperó el título «I Me Mine» al cabo de una década para dar nombre a un libro muy especial en el que recogía extractos de una larga conversación con su amigo Derek Taylor, periodista y publicista que había trabajado como jefe de prensa para el cuarteto de Liverpool, así como las letras de muchas de sus canciones comentadas por él mismo y una extensa selección de imágenes que recorrían toda su vida hasta entonces. El volumen era en el momento de la publicación, y lo sigue siendo hoy, lo más parecido a una obra autobiográfica realizada por alguno de los Fab Four (los libros de fotografías de Ringo Starr le siguen a cierta distancia).

El artefacto original se puso a la venta en 1980 en una exclusiva tirada limitada, numerada y firmada por el autor, a 335 libras el ejemplar. Hubo ediciones posteriores a precios bastante menos disuasorios, pero en todas ellas desapareció buena parte del material gráfico a color que ahora se ha recuperado en una nueva versión de 640 páginas que ha publicado en castellano Libros Del Kultrum, con una traducción de los textos a cargo de Eduardo Hojman.

En una entrevista concedida a la revista ‘Playboy’ en septiembre de 1980, John Lennon se mostró «dolido» al ver que su nombre apenas tenía relevancia en el libro de Harrison. «Lo considero una omisión flagrante -señaló-. Mi presencia en su vida brilla por su ausencia». Paul McCartney, que aparece aún menos, se abstuvo de comentar nada. Se diría que Lennon no acabó de entender bien la naturaleza de «I Me Mine», que no debe ser considerado tanto un volumen de memorias al uso (no lo es en absoluto) como una colección de recuerdos y reflexiones en la que el paso del autor por el grupo de pop más influyente de la historia no tiene más peso que su pasión por la jardinería (el libro está dedicado «a todos los jardineros del mundo»), la música de sitar o las carreras de automóviles, asuntos estos que eran capaces de convertir al ‘beatle callado’ en el más locuaz de los hombres.

Aun así, resulta revelador cuando habla de sus años en los Beatles con el tono hastiado. No hay ni una brizna de nostalgia en sus palabras. «Beatlemanía. Por nada del mundo querría volver a vivir algo semejante. […] Es como ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’, ya sabes, tú estás cuerdo en un sitio en el que todos los demás están chiflados». No es el único símil brutal que emplea para definir la vida en el grupo. «Estábamos condenados porque no teníamos [espacio]. Es lo mismo que les ocurre a los monos en el zoológico. Se mueren». En otro momento escribe: «Ninguna de las experiencias ‘beatle’ fue tan buena; terminé cansándome hasta de las emociones extremas. En realidad, nadie se ríe dos veces con el mismo chiste, a menos que te vuelvas realmente estúpido».

Compartir el artículo

stats