Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Santi Balmes

“La gente lo que quiere en este momento es pasarlo bien”

El líder de la banda “indie” reconoce que recuperarán algunos de sus temas clásicos para alcanzar “el delirio” mañana en Castrelos

Balmes, en un concierto en Barcelona. PAU VENTEO

Volviendo a una tierra –y una gastronomía– por la que sienten especial cariño y que siempre ha sido correspondido, pero con el objetivo de saldar una deuda vigente desde hace una década. Santi Balmes y Love of Lesbian tocarán este viernes en el Parque de Castrelos casi una década después de que el accidente del Alvia en Angrois obligara a cancelar su participación en el Vigo en Festas. Con la vitola de ser una de las voces más aplaudidas y reconocidas de la escena indie en español, el compositor, escritor, cantante y showman barcelonés presente un “Viaje Épico Hacia la Nada” que vuelve a sus raíces.

Con el lanzamiento de Viaje Épico Hacia la Nada, especialmente con el videoclip con las imágenes del confinamiento, daba la sensación de que iba a ser un disco muy dramático y marcado por la pandemia. ¿Era su intención?

No queríamos empezar como empezamos, pero las circunstancias cambian la manera de ver el disco. De repente nos dimos cuente de que estaría bien empezar desde algo oclusivo, como era en ese momento en la sociedad, e ir abriéndonos poco a poco. Por eso empezamos con algo muy cerrado avisando de que iba a ser súper triste.

Sin embargo va evolucionando hacia temas más clásicos y otros más experimentales como El Paso.

Como una planta, fuimos a la par que la sociedad que nos estaba acompañando. Lo planteamos como un viaje desde el drama o el sentimiento de claustrofobia hacia algo mucho más abierto que es como un viaje hacia la expansión.

Fueron pioneros con el concierto de Barcelona en 2021. ¿Cómo fue ese ansiado regreso?

No fue nada agradable, nos tuvimos que inventar un ambiente que no existía, era más interno que externo. Todos estábamos flipando porque parecía surrealista. Desde el escenario la sensación era alucinante y de “esperemos que esto no sea lo normal a partir de ahora”. Era la antítesis de cualquier cosa con la cual un chaval de 16 años sueña con tocar en una banda.

Había que volver pero a qué precio se volvió.

Era una falta de expresión, un ciberconcierto delante de robots y nosotros contenidos. Esperemos que haya pasado y que la viruela del mono no haga estragos.

El último concierto de 2022 lo disteis en el Auditorio Mar de Vigo y hubo una ovación de 8 minutos al acabarlo. ¿Cómo lo vivieron?

Fueron momentos de catarsis para cada uno de los presentes, fue un milagro lo que sucedió. Era un desahogo para muchos.

Y ahora van a Castrelos, donde en 2013 tuvieron que cancelar un concierto dos días antes al coincidir con el accidente de Angrois, quedando muchos fans con la espina clavada. ¿Era una cuenta pendiente también para ustedes?

Quedaba un poco feo tocar en esas circunstancias, pero sí que queda esa asignatura pendiente muchísimos años después. No se había dado el caso y creo que va a ser muy intenso.

¿Qué tipo de concierto veremos?

Cada vez que subimos a un escenario nos damos cuenta de que ahora la gente no perdona. Va a pasarlo bien, a disfrutar y es una maravilla. Estuve en el Poble Espanyol viendo a Leiva escuchando su repertorio y pensé: “diablos, hay que recuperar algunos temas de Love of Lesbian”. Porque percibí en el público lo que pasa en el nuestro: la gente lo que quiere en estos momentos es pasarlo bien.

¿Vuelve el Love of Lesbian más fiestero?

Vamos a presentar nuevas canciones, sin prisa pero sin pausa. Vamos a buscar momentos de catarsis y delirio que habíamos dejado un poco atrás porque nos habíamos puesto un poco más serios. Somos muy felices viendo a la gente feliz. Si hay que hacer canciones que has hecho tropecientas veces no pasa absolutamente nada. Viendo a la gente cómo disfruta, disfrutamos también. No vamos a ir a muerte, pero nos vamos a ir quitando la ropa poco a poco.

Siempre han tenido una conexión muy fuerte con el público joven hasta el punto de tener algunos discos generacionales, pero ahora están empezando a ir los hijos de sus fans. ¿Qué se siente?

Vemos a chavales de 8, 10, 14 años entre el público. Lo que sí que notas es la ausencia y la presencia de la gente joven, y eso lo marca el precio. A partir de ciertos euros ves a gente treintañera, pero en cuanto baja el precio ves a gente más joven y eso nos gusta. Es un precio muy popular y eso nos gusta. Esperemos que haya gente joven porque hay un momento en el que te da pereza ir de festival, ¿si me pasa a mí no le va a pasar a los demás? Estos precios populares me encantan.

Y después de esta gira, ¿cuántas ganas hay de seguir el show?

Hasta 2023 seguiremos de gira entre España y principalmente Latinoamérica, tenemos muchas ciudades en México. Habrá algunos festivalillos pero más en América Latina porque estaremos preparando un disco, no te voy a decir que es el último pero...

¿Un gran truco final?

Sí, algo así. Porque tenemos ganas de empezar otros proyectos paralelos. En absoluto me refiero a que Love of Lesbian desapareciera. Pero queremos huir un poco del ciclo eterno de disco-gira-disco-gira porque al final van pasando las vidas. Tenemos ganas de hacer otras cosas y de recuperar LOL de una manera más liviana.

Compartir el artículo

stats